España extradita a EE.UU. a indio por planear venta de misiles en Colombia

Se trata de Sohail Kaskar, de 35 años, quien fue detenido en Barcelona en junio de 2014.

La Audiencia Nacional española autorizó la extradición a Estados Unidos de un hombre de nacionalidad india acusado por las autoridades norteamericanas de haberse comprometido a facilitar tres misiles tierra-aire para derribar aviones de EE.UU. en Colombia a cambio de cocaína.

Según el auto de extradición, Sohail Kaskar, de 35 años y detenido en Barcelona en junio de 2014, es sospechoso de pertenecer a una organización criminal internacional dedicada al tráfico de drogas y armas.

Las autoridades estadounidenses le acusan de haber mantenido, desde abril a junio de 2014, reuniones en Dubai, Barcelona y otros lugares con personas que trabajaban para el Departamento Antinarcóticos de EE.UU. (DEA) y que se hacían pasar por integrantes de las Farc.

En esas reuniones, los agentes encubiertos le pidieron armas "para derribar aviones de los EE.UU. en Colombia" a cambio de grandes cantidades de heroína, según un auto judicial.

En esos encuentros, en los que participaron también otras tres personas pendientes de extradición, presuntamente se acordó la entrega de tres misiles tierra-aire por 3 millones de dólares y el envío, en pago por ellos, de heroína desde Pakistán a través de la República Dominicana con destino final Nueva York.

Una de las reuniones tuvo lugar del 28 de abril de 2014 y en ella Kaskar y los otros tres acusados por los mismos hechos, de nacionalidad india y pakistaní, hablaron acerca de mandar los misiles a las Farc "con el propósito de proteger e impulsar los esfuerzos de las Farc para fabricar y distribuir cocaína para su importación y destino final a los Estados Unidos", según el auto.

Kaskar se negó en la vista de extradición a ser entregado porque, según alegó su defensa, los hechos delictivos ocurrieron en España y EE.UU. incumple el principio de reciprocidad con España ya que sus autoridades se niegan a entregar a militares presuntamente responsables de la muerte del cámara de televisión español José Couso durante la guerra de Irak.

Sin embargo, la Audiencia Nacional considera que los delitos que se le imputan -tráfico de armas y de droga y blanqueo- cumplen los requisitos para ser entregado, la reclamación no tiene motivación política y las autoridades estadounidenses tienen jurisdicción para conocer de esos delitos.

También rechaza que haya analogía con el caso Couso, al tratarse en esta causa de nacionales de EE.UU. y negar dicho Estado el principio de doble incriminación.

Los otros tres acusados, sobre los que el Gobierno español ya ha aprobado su entrega, son Ali Danish, de nacionalidad india, y Abdul Wahab Chishti y Abdul Hameed Chishti, ambos de Pakistán.

Los cuatro acusados se encuentran en prisión provisional en España.

Temas relacionados

 

últimas noticias