España, otro objetivo de la NSA

Sólo entre diciembre de 2012 y enero de este año la agencia secreta monitoreó 60 millones de comunicaciones en este país.

La NSA habría monitoreado desde 2002 el celular de Ángela Merkel, canciller alemana. / AFP

El escándalo del espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) no para de crecer en Europa, después de que el periódico español El Mundo publicara ayer un informe en el que asegura que la agencia de espionaje interceptó 60 millones de llamadas entre el 10 de diciembre de 2012 y el 8 de junio de este año; sólo en un día, el organismo de inteligencia capturó 3,5 millones de comunicaciones telefónicas.

Estos hechos hicieron que el gobierno de Mariano Rajoy, presidente español, citara al embajador norteamericano en este país para que explique por qué Estados Unidos está espiando a sus aliados. La semana pasada, Francia y Alemania hicieron lo propio con los enviados de Estados Unidos en sus países.

En el caso español, la NSA no habría monitoreado el contenido de las conversaciones que interceptó, pero sí obtuvo datos relacionados con los números de teléfono y la serie de los aparatos utilizados en estas comunicaciones, además de la localización de éstos y la duración de las llamadas.

Las operaciones de la agencia norteamericana en España habrían incluido el monitoreo de comunicaciones de funcionarios del gobierno y políticos españoles.

Además de esto, la NSA habría interceptado el teléfono de Ángela Merkel, hoy canciller alemana, desde 2002, tiempo en el que ni siquiera ocupaba ese puesto. La revelación fue hecha por la revista alemana Der Spiegel, que cita documentos filtrados por el extécnico de la CIA Edward Snowden.

La publicación de estos datos ha despertado una nueva ola de indignación en el interior de Alemania, luego de que la semana pasada portavoces del gobierno norteamericano aseguraran que no espían ni espiarán a la canciller, pero no ofrecieron mayores explicaciones acerca de sus operaciones contra Merkel en el pasado.

Der Spiegel se apoya en una base de datos en la que aparece que el pedido de interceptación fue hecho en 2002 y que, de haberse realizado, la operación fue hecha desde la Embajada de Estados Unidos en Berlín. La NSA hizo público un comunicado en el que aseguró que el presidente Obama no había sido informado de estas operaciones en 2010, como lo afirmó otro medio de comunicación alemán.

La semana pasada, Merkel se comunicó con Obama para obtener garantías de que las operaciones de la NSA en su contra habían cesado; los primeros reportes de operaciones de la agencia en Alemania surgieron en junio de este año.

Además de España, Francia y Alemania, la NSA también ha monitoreado comunicaciones (mensajes de texto y correos) en países como Brasil, en donde el alcance del espionaje llegó hasta la presidenta Dilma Rousseff, quien canceló una visita de Estado en protesta por estos hechos.

La semana pasada también se conoció que la agencia de inteligencia monitoreó las conversaciones de 35 líderes mundiales, cuyos números de teléfono estaban incluidos en una lista de 200 contactos suministrada por un funcionario del gobierno norteamericano.

Temas relacionados

 

últimas noticias