España rechaza todo diálogo con ETA sobre presos de organización

El movimiento separatista anunció hace un año, el 20 de octubre de 2011, que renunciaba definitivamente a la violencia

España "no negociará con ETA", declaró el miércoles el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, rechazando cualquier tipo de diálogo con el grupo guerrillero  independentista vasco sobre la cuestión de los presos, tres días después de un nuevo golpe policial asestado en Francia.

"Que ETA quiere negociar con el gobierno el futuro de sus presos y que evidentemente estaría dispuesto a disolverse y desmantelar sus estructuras, entregar las armas, a cambio de un acuerdo sobre los presos, sin duda", afirmó el ministro a la radio Onda Cero.

"Lo que pasa es que el gobierno no ha negociado, ni negocia ni va a negociar" con ETA, aseguró al comentar la detención el domingo en Macon, en el centro de Francia, de Izaskun Lesaka, considerada uno de los máximos responsables del grupo, y de uno de sus lugartenientes, Joseba Iturbide.

El movimiento guerrillero separatista, clasificado como organización terrorista por la Unión Europea y Estados Unidos, anunció hace un año, el 20 de octubre de 2011, que renunciaba definitivamente a la violencia, tras más cuatro décadas de lucha armada por la independencia del País Vasco y Navarra.

Pero España, como Francia, exigen el desmantelamiento completo de su arsenal y su disolución incondicionales, lo que ETA siempre rechazó.

ETA, que tendría apenas decenas de sus militantes en libertad, reclama un diálogo con los gobiernos español y francés y quiere hacer de sus presos, unos 700 dispersos en cárceles españolas y francesas, el elemento clave de una eventual negociación.

En noviembre del 2011, el grupo se declaró dispuesto a contemplar un calendario de desarme, a cambio de una amnistía para todos sus presos, una propuesta firmemente rechazada por Madrid.

Desde entonces, nuevas detenciones de sus militantes debilitaron aún más a la organización: desde enero, 24 de ellos fueron arrestados, 16 de los cuales en Francia.

La detención el domingo de Lesaka -huida desde 2005 y condenado a siete años de cárcel en Francia- y de Iturbide, ambos considerados como miembros del ala más dura de la organización armada, constituye "un golpe muy importante para ETA", afirmó Fernández Díaz.

Tras haber dirigido el aparato militar del grupo "que ahora propiamente no existe porque no hay comandos operativos" desde el 20 de octubre de 2011, Lesaka "dirigía el aparato logístico" de ETA "que sirve fundamentalmente para mantener la comunicación entre sus miembros y en alguna manera la custodia de los zulos (escondrijos, ndlr) donde tiene el armamento", explicó el ministro.

Estas detenciones fueron criticadas por la izquierda independentista vasca, surgida del entorno de Batasuna -el exbrazo político de ETA ilegalizado en España en 2003-, que llegó en segunda posición a las elecciones regionales del País Vasco bajo la coalición EH Bildu.

La izquierda independentista, que no cesa de ganar influencia política desde que se distanció de la violencia hace dos años, reclama un cambio de la política penitenciaria aplicada a los presos de ETA.

El miércoles, el gobierno vasco saliente, dirigido por los socialistas, también pidió a Madrid que avance en esta cuestión, considerando la situación de los presos enfermos y aceptando trasladar a los detenidos etarras a cárceles del País Vasco, una vieja reivindicación de sus familias.

Temas relacionados

 

últimas noticias