España, toda una protesta

Más de 80 ciudades del país europeo marcharon contra el plan de recorte que puso en marcha el gobierno de Mariano Rajoy y afecta particularmente a los trabajadores públicos.

Ni siquiera durante los días más fuertes de protestas de los indignados se había visto tal presencia popular en las calles de España. El movimiento 15-M nacía en mayo de 2011, para protestar contra el sistema político tradicional y las crisis laboral y económica que en ese entonces afrontaba el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. La cabeza del Ejecutivo ha cambiado, ahora es Mariano Rajoy quien lidera el país, pero la realidad y la insatisfacción de la gente se ha mantenido durante estos meses, en los que pocos avances se han visto.

Decenas de miles de personas han salido a marchar por todas las regiones de España, en una protesta convocada por los sindicatos tras el anuncio de aumento del IVA, la disminución de las prestaciones por desempleo y la eliminación de la prima navideña para los puestos públicos.

Se presentaron manifestaciones en 80 ciudades, pero la más multitudinaria tuvo lugar en Madrid, donde las calles del centro se convirtieron en una marea humana integrada por bomberos, policías y miembros del sector de la educación y la salud principalmente. Incluso se vieron caras célebres como la del actor Javier Bardem, quien unido a familiares y colegas expresaba su inconformidad por el incremento del IVA para realizaciones culturales. Llegaron muy cerca del Congreso rechazaron el comportamiento de Gobierno, los banqueros y el sistema político.

La protesta se realizó de manera pacífica, con proclamas contra el gobierno de Mariano Rajoy –impulsor de estos recortes- y sin que hubiera detenciones. En realidad las manifestaciones tuvieron su culmen el jueves, pero fueron una constante a lo largo de la semana, convocadas por civiles a través de las redes sociales.

Desde que Rajoy asumió su puesto en el Palacio de La Moncloa, nunca había enfrentado un reclamo de estas dimensiones, aunque también hay que decir que hasta ahora no impulsaba un paquete de medidas como las actuales con el único fin atajar la crisis económica que afecta a la nación española.

La protesta avivó los ánimos y motivó una vez más a la unión popular. Sin embargo, al tiempo que el Gobierno defiende estas medidas como necesarias, los dos sindicatos más importantes de España – la Confederación Sindical de Comisiones Obreras y el Sindicato Unión General de Trabajadores - promueven nuevas marchas y amenazan con una huelga general.

 

últimas noticias

De esta carne no comerás