'Esta muerte debe aclararse'

Durante el entierro de Payá, el opositor Guillermo Fariñas y otros 50 más fueron detenidos.

“Hay muchas sospechas. Esta muerte tiene que aclararse”. El fallecimiento del disidente Oswaldo Payá en un accidente de tráfico en Cuba sorprendió en Madrid a su hermano Carlos, arquitecto y exiliado desde hace años. No tiene elementos, pero “no era la primera vez que ocurría algo así”.

En junio, cuenta, la furgoneta en la que Oswaldo circulaba con su hijo por La Habana se volcó después de que un carro la embistiera por detrás. Asediar con vehículos es una de las tácticas de amedrentamiento de la seguridad del Estado cubano. “Oswaldo había sido amenazado”, comenta Carlos Payá. “Le habían dicho muchas veces que lo iban a matar. El testimonio clave será el de sus acompañantes”. Junto a Payá viajaban el cubano Harold Cepero, también muerto, y dos políticos europeos, el español Ángel Carromero y el sueco Jens Aron Modig, heridos. Iban por la provincia de Granma, en el este de la isla, área afectada por un brote de cólera.

Rosa Payá, hija del fundador del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), grabó un mensaje publicado en la página web del disidente. “Pensamos que esto no fue un accidente de tráfico, que querían hacerles daño y que acabaron matando a mi padre. Las informaciones que nos llegaron de los muchachos que iban con él es que había otro coche intentando sacarlos de la carretera”. Algunas organizaciones del exilio no han dudado en hablar de “accidente provocado” o directamente de “asesinato”. Otras se muestran más prudentes. Todas, en cualquier caso, exigen una investigación transparente.

“Los acontecimientos van a depender de lo que se sepa. Si fuera un asesinato de Estado, su muerte tendría unas consecuencias políticas muy serias. Sería un crimen muy costoso”, afirma el escritor Carlos Alberto Montaner, presidente de la Unión Liberal Cubana. “Sea lo que sea, es una pérdida muy dura. Payá era la figura disidente de mayor peso interno y externo. Llevaba 20 años forjando su movimiento por todo el país”.

Oswaldo Payá, de 60 años, impulsó el Proyecto Varela, que reunió miles de firmas para promover la democracia en Cuba. “Lo que sí quiero dejar claro es que el movimiento sigue”, asegura su hermano, Carlos. Durante su funeral en La Habana, el opositor Guillermo Fariñas y cincuenta personas más fueron detenidos, luego de gritar consignas contra el Gobierno.

Temas relacionados
últimas noticias