Estado Islámico se atribuye los atentados en Bruselas

Las explosiones, que afectaron al aeropuerto de Zaventem y la estación de metro de Maalbeek, dejan ya al menos 34 muertos y 136 heridos.

AFP

El grupo terrorista Estado Islámico se atribuyó este martes los atentados registrados en el aeropuerto de Zaventem, en Bruselas, y la estación de metro de Maalbeek, que dejan preliminarmente 34 muertos y al menos 136 heridos.

De acuerdo con la agencia de noticias rusa TASS, la organización divulgó un comunicado en el que sin precisar mayores detalles, se atribuyen los ataques y advierten que perpetrarán nuevos hechos violentos a lo largo de Europa.

Por su parte, el Gobierno sirio aseguró que los atentados de Bruselas son "el resultado inevitable de las políticas erróneas" y de la descripción como moderados de algunos grupos extremistas que combaten en Siria.

Una fuente del Ministerio de Exteriores, citada por la agencia oficial Sana, criticó "la identificación de los terroristas con los logros de ciertas agendas y legislación que los describen como organizaciones terroristas moderadas, cuando en realidad son una rama de la fe wahabí takfiri (musulmana radical, promovida por Arabia Saudí)".

La ideología wahabí es la interpretación radical del islam promovida por Arabia Saudí. En la misma línea, su aliado el grupo chií libanés Hizbulá lamentó que "las grandes potencias continúan brindando apoyo a los Estados e instituciones que apoyan al terrorismo y lo financian y se mantienen silenciosas sobre ello".

Hizbulá alude a países como Arabia Saudí, Catar y Turquía, a los que también el régimen de Bachar al Asad acusa de respaldar a los grupos extremistas que actúan en territorio sirio, algunos de los cuales son considerados por Occidente y la oposición siria como moderados.

"El fuego que está quemando el mundo, en especial Europa, es el mismo que algunas potencias dirigieron contra Siria y otros países", subrayó.

Además de vertir estas críticas, tanto el Gobierno sirio como Hizbulá condenaron los atentados y expresaron su solidaridad con el pueblo belga.

La mayoría de los Gobiernos árabes, entre ellos los de Jordania y Egipto, rechazaron los atentados en la capital belga y se mostraron en contra de tipo de violencia y terrorismo.

Medios belgas aseguran que las explosiones en el aeródromo ocurrieron sobre las 08.15 horas (07.15 GMT), momento en que se produjo una densa humareda que atravesaba los cristales rotos de la terminal, que era abandonada por los viajeros de forma precipitada.

Poco después, otra explosión sacudió la estación de metro de Maalbeek, una zona administrativa de la capital europea muy concurrida a esa hora.

Este último atentado provocó que toda la red de transporte público de la capital europa haya quedado bloqueada.

Las tres explosiones son atentados terroristas, confirmó la Fiscalía belga.

 

últimas noticias