Estados Unidos y Francia hablan del ataque a Siria anunciado por Obama

El presidente estadounidense habló con el mandatario francés, François Hollande, para comunicarle su decisión.

AFP

El presidente de EE.UU., Barack Obama, se comunicó por teléfono a su homólogo francés, François Hollande, su decisión de llevar a cabo una acción militar "limitada" contra Siria y le agradeció su "compromiso" contra el uso de las armas químicas, según informó la Casa Blanca.

Obama y Hollande hablaron por teléfono antes de que el primero anunciara en Washington su decisión de atacar Siria y de buscar la autorización del Congreso para una acción militar.

Francia se ha mantenido en los últimos días casi como el único aliado firme de EE.UU., tras el rechazo en el Parlamento británico a la participación del Reino Unido en una intervención militar en Siria.

Los dos mandatarios acordaron hoy que la comunidad internacional debe enviar un "mensaje firme" al régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, por su supuesto uso de armas químicas, de acuerdo con un comunicado emitido por la Casa Blanca.

"Crímenes" como la matanza con armas químicas del 21 de agosto a las afueras de Damasco, atribuida por EE.UU. al régimen sirio, "son inaceptables" y aquellos que violan la norma internacional contra el uso de ese armamento "tendrán que rendir cuentas", advirtió el comunicado.

Francia "es un valioso aliado y amigo de Estados Unidos y seguiremos en estrechas consultas sobre Siria en los próximos días", agregó la Casa Blanca.

Obama anunció hoy su decisión de atacar Siria en represalia por el uso de armas químicas por parte del régimen de Asad, algo que considera probado, pero aclaró que buscará la autorización del Congreso, lo que aleja la perspectiva de una acción inminente.

"Tras una deliberación cuidadosa he decidido que Estados Unidos debe llevar a cabo una acción militar contra objetivos militares del régimen sirio", dijo Obama en una comparecencia en la Rosaleda de la Casa Blanca acompañado de su vicepresidente, Joe Biden.

De acuerdo con funcionarios de la Casa Blanca, Obama había decidido en un principio llevar a cabo la acción militar sin buscar la autorización del Congreso, pero a última hora, en la noche del viernes, cambió de opinión tras mantener largas discusiones con su equipo de seguridad nacional.

El presidente se declaró dispuesto a dar la "orden" de atacar y sostuvo que la operación militar puede producirse cuando Washington lo quiera, en un día o en un mes, porque sus Fuerzas Armadas están listas con un despliegue de varios destructores en la región.

Pero también "soy consciente de que soy el presidente de la democracia constitucional más antigua del mundo", indicó.

Por ello, "aunque creo que tengo la autoridad para llevar a cabo esta acción militar sin una autorización específica del Congreso, sé que el país será más fuerte si tomamos esa medida y nuestras acciones serán incluso más eficaces", agregó Obama.

 

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas