Estadounidenses no están de acuerdo con someter a Obama a un juicio político

Según los resultados de una encuesta, sólo el 35% de los estadounidenses apoyarían un juicio por abuso de autoridad contra el Presidente.

Las recientes peticiones de someter al presidente estadounidense, Barack Obama, a un juicio político por supuesto abuso de autoridad no reúnen grandes apoyos entre los estadounidenses, según una encuesta publicada este viernes.

La encuesta, realizada por CNN/ORC International, revela que sólo el 35 % lo apoyaría, mientras que casi dos tercios se oponen a una acusación formal, que podría conducir eventualmente a su destitución por el Congreso.

La propuesta de procesar al presidente en el Congreso fue lanzada a principios de mes por la excandidata a la vicepresidencia por el partido republicano y estrella del Tea Party, Sarah Palin.

Los analistas subrayan la división partidista en los resultados, ya que un 57 % de los republicanos apoyan el juicio político, mientras que solo un 35 % de independientes y un 13 % de demócratas lo aprobarían.

Según Keating Holland, responsable de encuestas de CNN, la oposición al juicio político es similar a las que se registraron en el caso de los dos predecesores de Obama.

"El 67 % se opuso a la destitución de Bill Clinton en septiembre de 1998, y el 69 % se opuso a un juicio político contra George W. Bush, cuando unos pocos demócratas comenzaron a hablar de ello en el año 2006", recordó Holland.

"Una de las razones puede ser que los estadounidenses se toman muy seriamente el juicio político (impeachment)", apuntó.

Según los datos de la encuesta, uno de cada cinco considera que el juicio político "es una respuesta válida" si el Congreso no está satisfecho con las políticas de un presidente o la forma en que desempeña su labor, mientras que casi ocho de cada diez creen que debe reservarse para delitos penales.

Aparte de la petición de Palin, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, quiere demandar a Obama por considerar que abusa de su autoridad ejecutiva, por los cambios que introdujo en la ley de reforma sanitaria sin la autorización del Congreso, por ejemplo.

A este respecto, las opiniones están más divididas, con el 57 % que cree que los republicanos de la Cámara de Representantes no deberían seguir adelante con la demanda, mientras que el 41 % la apoya.

La encuesta fue realizada telefónicamente, entre el 18 y el 20 de julio, a 1.012 adultos y tiene un margen de error de 3 puntos porcentuales.

Temas relacionados