Evo Morales insta a bolivianos a no usar empresas privadas para llamadas telefónicas

El presidente pidió usar la empresa de telecomunicaciones pública para que las ganancias se queden en su país.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, recomendó este jueves, durante una masiva concentración en apoyo a su Gobierno en La Paz, usar las empresas estatales antes que las privadas para que las ganancias "se queden para los bolivianos".

"Cuando damos el uso a nuestra empresa Entel, su ganancia se queda para los bolivianos. El privado siempre será respetado, pero recomiendo al pueblo boliviano usar nuestras empresas", aseveró el mandatario, en La Paz, en medio de una concentración de miles de sus seguidores.

Morales llamó así a elegir la compañía estatal de telecomunicaciones Entel frente a las privadas Tigo y Viva, con las que "la ganancia se va fuera de Bolivia".

El presidente boliviano hizo esta petición durante un discurso de media hora ante sus seguidores, que comenzó pidiendo un minuto de silencio por el fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez, precisamente dos días antes de que el actual mandatario de ese país, Nicolás Maduro, realice su primera visita oficial a Bolivia.

También aludió a su presencia, mañana, en la toma de posesión del reelecto presidente de Ecuador, Rafael Correa.

"Un mandato más, un aplauso, un saludo, para seguir con la revolución ciudadana como dice él", prosiguió Morales.

Entre aplausos de sus bases, el presidente destacó cómo ahora ganan las elecciones programas de partidos políticos que derivan "del sufrimiento" y "del sentimiento de los pueblos".

"Para quienes estamos momentáneamente al servicio del pueblo boliviano es una enorme satisfacción (ver) este pueblo consciente que defiende la patria, la revolución y el proceso de cambio", dijo Morales unos días después de que se aprobara la ley que permite que se presente por tercera vez a las elecciones presidenciales.

Añadió que "sin unidad del pueblo boliviano el esfuerzo de los dirigentes no puede ser consolidado para seguir desarrollando esta revolución democrática y cultural".

En la alocución no faltaron las críticas a la cúpula de la Central Obrera Boliviana (COB), que durante las dos últimas semanas encabezó un conflicto sindical para exigir mejoras en las pensiones de jubilación.

La concentración de este jueves estaba convocada precisamente para respaldar al Gobierno frente a las movilizaciones de la COB y se mantuvo pese a que estas fueron suspendidas después de que el Ejecutivo y los sindicatos acercaran posturas esta semana.

Miles de personas llegadas de todo el país tomaron las calles del centro de La Paz desde primera hora de la mañana hasta confluir en la plaza Villarroel, donde se celebró un "Cabildo patriótico y revolucionario por la defensa de la democracia".

La convocatoria partió de organizaciones sociales y sindicales afines al Ejecutivo en respuesta a las masivas protestas sindicales lideradas por la COB.

Durante el conflicto sindical, el Gobierno ha llegado a acusar a la COB de estar gestando un golpe de Estado y llamó a sus seguidores a manifestarse a favor de la democracia, lo que Estos han hecho durante la semana en varias ciudades del país, aunque la concentración de hoy en La Paz se prevé la más numerosa.

Durante la concentración se ha escuchado la detonación de pequeñas cargas de dinamita a pesar de que está prohibido por la ley.

Entre los asistentes se pudo ver a cientos de cooperativistas mineros, campesinos, petroleros y e indígenas de los Ponchos Rojos llegados desde el altiplano, en una colorista amalgama de trajes típicos, banderas y pancartas de apoyo al Gobierno.

Los cantos tradicionales también amenizaron la convocatoria, entre gritos patrióticos como "Bolivia de pie, nunca de rodillas" y consignas en lengua aimara, etnia a la que pertenece el presidente Morales.

Aunque medios bolivianos aventuraron en las últimas horas que el acto pudiera derivar en una proclamación popular del presidente como su candidato para los comicios de diciembre del 2014, este pronóstico no se cumplió.