Evo Morales sufre duro revés político en elecciones judiciales

El vicepresidente, Álvaro García, invitó "a separar las aguas" pues los comicios "eran una medición de la justicia y no del prestigio del gobierno".

Las elecciones judiciales bolivianas, en las que hubo mayoría de votos nulos, alentados por la oposición, representan un duro revés político para el presidente Evo Morales, en la antesala de un pulso con indígenas amazónicos que marchan a La Paz para rechazar la construcción de una carretera defendida por el gobierno.

Morales se había comprometido al señalar que habría un 70% de votos válidos en estos comicios para elegir a los miembros de la Corte Suprema de Justicia, el Tribunal Constitucional y otras dos instancias judiciales. Pero los resultados a boca de urna indicaron que el voto nulo alcanzó 45%, contra 39% de votos válidos y 16% de votos en blanco. Ese más de 60% de votos en blanco y anulados fue interpretado por la oposición como una victoria suya y como una señal para el presidente, quien el domingo no comentó el resultado y se limitó a decir que fracasaron los que quisieron boicotear la elección.

El lunes el ministro de Comunicación, Iván Canelas, destacó que los resultados permitieron "tener autoridades que representan a todos los sectores y clases sociales" y explicó que "el gobierno esperará los resultados oficiales antes de emitir otro tipo de juicios".

El vicepresidente, Álvaro García, invitó "a separar las aguas" pues los comicios "eran una medición de la justicia y no del prestigio del gobierno". Las fuerzas políticas opositoras habían llamado a anular el voto en rechazo a lo que consideraban una elección amañada que sólo pretendía el control de Poder Judicial por parte del oficialismo.

Indígenas reanudan marcha hacia La Paz

Los nativos, que iniciaron su caminata hace dos meses en la ciudad amazónica de Trinidad (noreste), recorrieron hoy 20 kilómetros bajo la lluvia desde el pueblo de Chuspipata hasta Pongo, aldea situada en una montaña de más de 4.000 metros de altitud.

La marcha, que en los últimos días ha crecido hasta 2.000 caminantes, entrará a La Paz posiblemente el miércoles para exigir al presidente Evo Morales "que anule todos los actos administrativos ilegales que han dado fe al proyecto" de construir la carretera por el Tipnis, explicó Vargas.

El líder de la reserva natural reiteró el rechazo de los indígenas a una ley aprobada la semana pasada por la mayoría oficialista en el Parlamento, que solo aplaza y no cancela definitivamente la vía, financiada por Brasil y construida por una empresa de esa potencia regional.