Exalcalde de San Diego (EE.UU.) se declara culpable de acoso sexual

Una de las víctimas aseguró que Bob Filner hacía comentarios sexuales inapropiados sobre ella o le pedía que trabajara en prendas íntimas.

El exalcalde de San Diego (sur de California), Bob Filner, se declaró culpable este martes de acosar sexualmente a tres mujeres, tras renunciar en agosto a su cargo en medio de una oleada de denuncias por parte de sus subordinadas, mostraron papeles judiciales.

Filner, de 71 años, se declaró culpable ante un tribunal superior de San Diego de un cargo de felonía (delito mayor), por privación ilegítima de libertad por medio de la violencia, y de dos cargos menores de agresión por acosar sexualmente a tres mujeres mientras duró su mandato, detalló un comunicado de la fiscalía.

"Esta conducta no solamente fue criminal, sino además un extremo abuso de poder", dijo la fiscal Kamala Harris. "Nadie está por encima de la ley".

Bajo los términos de un acuerdo con la fiscalía, Filner será sometido a tres meses de prisión domiciliaria y  a tres años de libertad condicional.

El exalcalde, que había asumido la alcaldía de San Diego (en la frontera con la ciudad mexicana de Tijuana) en diciembre de 2012, no podrá asumir otro cargo público y deberá recibir tratamiento psicológico.

La sentencia será leída el 9 de diciembre.

Las tres víctimas mencionadas en la declaración de culpabilidad se reservaron su anonimato y fueron identificadas como "Jane Doe". En total, unas 18 mujeres alzaron la voz en los últimos meses denunciando la conducta sexualmente inapropiada de su jefe.

Ffilner renunció el 23 de agosto al ceder a las presiones de sus denunciantes, a quienes pidió disculpas al tiempo que acusó la "mentalidad de linchamiento" con la que se manejaron las acusaciones.

"Los decepcioné", dijo a sus seguidores el exalcalde demócrata, al anunciar la dimisión que se hizo efectiva el 30 de agosto. "Tuvimos la oportunidad de darle a esta ciudad una visión progresiva por primera vez en 50 años. Necesitamos que ustedes se hagan cargo. No dejemos que esa visión muera".

A las supuestas víctimas, respondió entonces: "No tuve la intención de ser ofensivo, de violar ningún espacio físico o emocional. Estaba intentando establecer relaciones personales (...) en un comportamiento que muchos hallaron ofensivo".

La primera presunta víctima que salió a la luz públicamente fue la portavoz del alcalde, Irene McCormack Jackson.

McCormack relató que Filner hacía comentarios sexuales inapropiados sobre ella o le pedía que trabajara en prendas íntimas. Supuestamente, el alcalde le dijo que quería casarse con ella y que estaba ansioso por acostarse con ella.

Temas relacionados