Exapoderado de Madres de Plaza de Mayo revela asaltos y vínculos con Farc

Schoklender sostiene que la organización encabezada por Hebe de Bonafini llegó a financiarse con asaltos y ocultó armas en la universidad.

El exapoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo Sergio Schoklender sembró hoy de nuevo la polémica con unas revelaciones sobre la supuesta financiación irregular de la organización con asaltos y sus vínculos con guerrillas latinoamericanas.

Schoklender, acusado de malversación y desvío de fondos públicos destinados a un plan de viviendas de Madres de Plaza de Mayo, sostiene que la organización encabezada por Hebe de Bonafini llegó a financiarse con asaltos y ocultó armas en la universidad.

Tanto Madres de Plaza de Mayo como otras organizaciones humanitarias y el Gobierno argentino han optado por mantener silencio ante las revelaciones de Schoklender, que adelantó en un par de entrevistas divulgadas parte del contenido un libro que publicará en breve.

Según el exapoderado, la organización Madres de Plaza de Mayo mantuvo contacto con las Farc con el objetivo de entrenar jóvenes para un movimiento en Argentina que derivara en "la revolución".

"Por supuesto que es un error, pero uno no veía otra forma de resistencia", afirmó en declaraciones a la cadena Radio 10, en las que aseguró que el "contacto con estas organizaciones se hacía en Venezuela".

Además, en una entrevista con el escritor argentino Martín Caparrós publicada  en su blog Pamplinas, afirmó que durante la vigencia de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida se llegó a barajar el secuestro del represor Emilio Massera, pero fue la propia Hebe de Bonafini quien frenó el plan.

Se refirió también a la financiación de Madres de Plaza de Mayo. "Cuando teníamos que salir a recaudar, salíamos a recaudar como en los viejos tiempos: choreo (robo)".

"En negocios, en supermercados más bien. Tratábamos de que fuesen lugares que representaran más la concentración oligárquica, no la farmacia de la esquina", aclaró en la entrevista con Caparrós.

"Fue un brevísimo tiempo (...) se pagaba la luz, los gastos médicos de las madres, el gas de la casa, el agua, como podíamos", insistió en declaraciones a Radio 10.

Hebe de Bonafini "por supuesto, sabía, quedaba implícito que el dinero aparecía mágicamente. Ella sabía de dónde venía, decía no me digas qué hiciste", sostuvo.

"Eso duró muy poco, fue muy breve y equivocado, pero fue cierto, pero después, durante muchísimo tiempo, yo financiaba y sostenía desde el casino. Yo iba, trabajaba, yo soy un brillante jugador de black jack, y trabajaba todas las noches para poder pagar las cuentas al día siguiente", afirmó a la cadena de radio.

Sergio Schoklender conoció a Bonafini cuando él cumplía una condena de 14 años por parricidio, entabló una estrecha amistad con ella y al salir de prisión se convirtió en su mano derecha al frente de la Fundación Madres de Plaza de Mayo.

Temas relacionados

 

últimas noticias