Expareja de Evo Morales declara ante juez sobre hijo de ambos

Gabriela Zapata, quien fue novia del presidente de Bolivia hace 10 años, está detenida hace tres semanas por una denuncia de enriquecimiento ilícito. En su cargo como gerente comercial en la empresa china CAMC se adjudicó contratos en ese país por 560 millones de dólares.

Gabriela Zapata, exgerente de una empresa China con millonarios contratos en Bolivia, declaró este viernes ante un juez de menores sobre el hijo que tuvo con el presidente Evo Morales, mientras el gobierno reiteró que el infante falleció hace años.

Zapata, encarcelada hace tres semanas bajo cargos de enriquecimiento y legitimación de ganancias ilícitas, compareció ante un juez, tras la exigencia que hiciera el mismo mandatario a principios de marzo, para que su excompañera muestre al infante, si estuviera vivo, salvaguardando todos los principios de privacidad.

La mujer de 28 años llegó ante un juzgado del menor en La Paz, bajo una estricta seguridad policial y rodeada por una nube de periodistas que trataron de entrevistarla, aunque ella mantuvo absoluto silencio.

Ni siquiera sus abogados quisieron emitir declaraciones sobre si el niño, nacido hace unos 8 o 9 años, está vivo.

"No puedo (emitir declaraciones), me van hacer sacar del caso", respondió Wálter Zuleta, abogado de Zapata, tras la insistencia de la prensa local para que revelara detalles de la audiencia en el juzgado.

"Tenemos la certeza" de que el pequeño falleció, reiteró el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, según el portal de noticias del diario El Deber. Morales sostiene que Zapata le informó años atrás del deceso del niño y que creyó esa versión.

El gobierno insiste en esta versión pese a que familiares de Zapata sostienen que el niño está vivo.

La existencia del infante se ha convertido en un asunto novelesco en Bolivia, tras la revelación de que a principios de febrero el periodista Carlos Valverde, dijo que el niño fue producto de una relación entre Morales y Zapata, un asunto hasta entonces desconocido para los bolivianos.

Además, ella ejerció el cargo de gerente por varios años de la empresa china CAMC que se adjudicó varios contratos en el gobierno de Morales por unos 560 millones de dólares, mientras la oposición denunció que existió un evidente caso de tráfico de influencias y que el gobernante mantuvo la relación sentimental.
Los contratos de la firma asiática son investigados por una comisión del Congreso bicameral, mientras que la denuncia de enriquecimiento ilícito de Zapata es indagada por la Fiscalía.

Esas investigaciones están en la fase inicial.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Fox respalda demanda de CNN contra Trump

¿Narcos colombianos invaden África?