Experto propone "nuevas formas de ser hombre" para mermar violencia a mujeres

Según cifras de Naciones Unidas, un 35 % de las mujeres de todo el mundo ha sufrido violencia física o sexual a lo largo de su vida.

Protestas en Colombia contra la violencia de género. Archivo

Los varones latinoamericanos precisan aceptar las "nuevas maneras de ser hombres" para romper con los mandatos culturales sobre lo masculino, que conducen a menudo a ejercer poder y violencia sobre las mujeres, afirmó hoy a Efe el psicólogo nicaragüense Oswaldo Montoya, experto en género.

Montoya impartió en Asunción un taller para varones en la sede de ONU Mujeres, en el marco de la campaña internacional por la igualdad de género HeForShe ("Él por ella"), que busca involucrar a los hombres en el combate al machismo y la desigualdad entre géneros.

El experto expuso que, a lo largo de décadas, se ha consolidado en América Latina un modelo de comportamiento para los hombres, basado en "la superioridad hacia las mujeres, el control sobre ellas, la valoración de las proezas físicas e intelectuales, la capacidad de procrear y la resolución violenta de conflictos", entre otras características.

Este modelo justifica una relación de poder de los varones sobre las mujeres, que lleva en ocasiones a la violencia contra ellas, como "una forma desesperada de los hombres de defender los privilegios" a los que acceden por el hecho de ser hombres, por ejemplo a nivel social o laboral, dijo.

Montoya opinó que enseñar a los varones que existen "nuevas masculinidades", es decir, "nuevas formas de ser hombres", ayudará a reducir la violencia machista y a lograr una distribución más equitativa de los trabajos asociados a cada género.

"Las mujeres de la región dedican en promedio entre dos y diez veces más tiempo que los varones a las tareas domésticas y la crianza de los hijos. Estas tareas son responsabilidad de ambos sexos. No es que los hombres tengan que ayudar a las mujeres, es que esos trabajos también son su responsabilidad", afirmó.

También apostó por introducir mejoras legislativas que acompañen al cambio de percepción sobre los roles masculinos, como por ejemplo la extensión de los permisos laborales por paternidad y crianza de los hijos, para que los varones colaboren en esta tarea.

Agregó, sin embargo, que los cambios en los sistemas patriarcales, dominados por varones, son lentos, y cuentan con muchas dificultades, ya que muchos hombres "se sienten atacados o se ponen a la defensiva" cuando se les cuestiona acerca de qué significa la masculinidad.

Montoya propuso ofrecer espacios para que los varones reflexionen sobre sus actitudes o privilegios frente a las mujeres, así como programas para rehabilitar a los hombres que han ejercido algún tipo de violencia sobres sus parejas.

También sugirió integrarles en los sistemas de salud sexual y reproductiva, para hacerles partícipes de los controles prenatales, el parto o el posparto cuando sus parejas queden embarazadas, y no dejar la responsabilidad solo en las mujeres.

Según cifras de Naciones Unidas, un 35 % de las mujeres de todo el mundo ha sufrido violencia física o sexual a lo largo de su vida, un porcentaje que se eleva al 70 % en algunos países.