Las fallas de la diplomacia venezolana

En 2016, Venezuela enfrentó muchos retos en materia internacional, gran parte de los cuales se vieron opacados por la crisis interna que atraviesa el país.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez.
La canciller venezolana, Delcy Rodríguez.AFP

Desde épocas del presidente Hugo Chávez, la diplomacia venezolana se convirtió en epicentro de la polémica, en un “show mediático”, de acuerdo con exdiplomáticos venezolanos.Incidentes como el del 21 de septiembre de 2006, cuando el comandante supremo de la Revolución bolivariana dijo en el plenario de Naciones Unidas que la participación del entonces presidente de Estados Unidos, George Bush, en la Asamblea General había dejado un olor a azufre, y lo comparó con el diablo, componen un rosario de hechos que le han dado la vuelta al mundo.

Un año después, el 9 de noviembre de 2007, en plena sesión plenaria de la XVII Cumbre Iberoamericana, el presidente venezolano trataba de interrumpir la intervención del presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. En medio de las descalificaciones que hacía Chávez, el rey Juan Carlos, visiblemente enojado, le dijo el famoso: “¿Por qué no te callas?”.

Esta semana, diez años después de estos hechos, el turno fue para la actual canciller, Delcy Rodríguez, quien llegó a la cumbre del Mercosur que se celebraba en Buenos Aires (Argentina), a pesar de que su país había sido suspendido del bloque y de que no le habían extendido una invitación para asistir.

La canciller venezolana se saltó todos los cordones de seguridad y el protocolo y llegó al recinto en donde se celebraba la reunión. En una foto, que ella misma envió por su cuenta de Twitter, registró la mesa de reuniones oficial vacía, sin la presencia de los ministros de Uruguay, Argentina, Brasil y Paraguay, fundadores del bloque.

“Estos presidentes (del bloque) insisten en que Venezuela no participe. Bueno, nos meteremos por la ventana, porque vinimos aquí a defender los derechos de Venezuela y a defender y hacer valer también los derechos del Mercosur”, dijo la diplomática.

“Seguimos ejerciendo la presidencia pro témpore del Mercosur hasta que se den las condiciones para el traspaso”, dijo la ministra venezolana a la prensa en la puerta de la Cancillería argentina.

El ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Rodolfo Nin, señaló que “entrar a la fuerza en la Cancillería argentina me parece que es un acto grave desde el punto de vista diplomático bilateral entre Argentina y Venezuela”.

Un editorial del periódico venezolano El Nacional , titulado “Delcy y su vulgar show” también criticó la actitud de Rodríguez.

“Si la canciller Delcy esperaba ser readmitida en el Mercosur lanzando esos bastardos insultos para abrirse paso, si creía que estaba en el jardín de su casa o bailando salsa con Maduro y podía lanzar al aire expresiones tan groseras, pues se equivocó de plano. Lo único que ha logrado es que se confirme su inestabilidad mental y su comportamiento vulgar poco acorde en el ámbito diplomático”, señaló el diario.

Venezuela es Estado miembro del Mercosur desde 2012, pero fue cesada a principios de diciembre por no haber cumplido el Protocolo de Adhesión, una decisión que el gobierno de Nicolás Maduro rechazó por considerarla “ilegal”, al tiempo que insiste en continuar ejerciendo la presidencia semestral del bloque, aunque ésta ya quedó en manos de Argentina.

Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, los miembros plenos, aducen que Caracas no cumple aún los parámetros técnicos y económicos de la unión aduanera.

Sin embargo, el trasfondo del conflicto es político. Venezuela vive una crisis interna frente a la demanda de la oposición de llevar a juicio político al presidente chavista Nicolás Maduro. También hay divergencias ideológicas que estallaron cuando en Argentina y Brasil llegaron al poder los gobiernos conservadores de Mauricio Macri y Michel Temer, respectivamente.

“Esto es una confabulación. Alegan un supuesto incumplimiento de Venezuela que no es cierto. Con muy buena fe, Venezuela ha incorporado 95 % del acervo normativo del Mercosur a su legislación”, argumentó Rodríguez, quien ayer envió una nota de protesta a la Cancillería argentina, en la que denunció “una confabulación en contra de su país”, además de agresiones físicas por parte de la policía argentina. “Había un piquete antimotín. Yo levanté la mano y dije soy la canciller de Venezuela y en respuesta vino un golpe de un policía”, denunció la canciller.

El 2016 era un año clave para la diplomacia venezolana, pero termina con un incidente penoso. De acuerdo con Milos Alcalay, exdiplomático venezolano, “el 1º de febrero la diplomacia ‘bolivariana’ presidió el Consejo de Seguridad de la ONU, luego asumió la presidencia pro témpore de Unasur y la presidencia del Movimiento de Países No Alineados (NOAL). Pero su papel en el concierto internacional siempre estuvo rodeada de polémica”.

Este último incidente en Buenos Aires llevó a nuevas declaraciones disonantes del presidente, Nicolás Maduro: “Nada ni nadie va a sacar a Venezuela del Mercosur. Este es un plan orquestado por la triple alianza de gobiernos de ultraderecha (Argentina, Brasil y Paraguay) para destruir a ese bloque regional. Mercosur pertenece a los pueblos”, remató.