Con las Farc hay líneas rojas que no se cruzan: Santos

Desde Panamá, el mandatario sostuvo que la guerrilla debe entender que “hoy son imposibles amnistías que se otorgaban hace años para terminar conflictos”.

Ante un numeroso grupo de empresarios internacionales, congregados en el Foro Empresarial del Banco Interamericano de las Américas (BID) en Panamá –en el marco de la Cumbre de las Américas– el presidente Juan Manuel Santos explicó los avances del proceso de paz y sustentó las razones por las que decidió emprender los diálogos con las Farc.

De acuerdo con Santos, hay unas “líneas rojas” con la guerrilla que se pusieron desde el comienzo de las conversaciones, entre ellas la negativa a negociar temas como la política económica o la política de inversión extranjera.

“Tenemos unas líneas rojas, que las pusimos desde el principio. Aquí no estamos negociando nuestra política económica, no estamos negociando nuestras instituciones democráticas, no estamos negociando nuestra política de inversión extranjera”, sostuvo el mandatario citado en un comunicado de Presidencia.

El presidente recordó que Colombia es el único país de todo el hemisferio que tiene un conflicto armado, el cual declaró como un obstáculo y una guerra anacrónica: “por eso tomé la decisión de sentarme a negociar el fin del conflicto con el grupo guerrillero las Farc. Un fin del conflicto como se terminan todos los conflictos y todas las guerras: en una mesa de negociación”, señaló.

Santos se refirió también a los cinco puntos en los que gira la negociación del fin del conflicto, precisando que tres de ellos –desarrollo rural, participación política y erradicación del narcotráfico– ya están acordados y los dos últimos, que son los más difíciles –justicia transicional y derechos de las víctimas, y el DDR (desmovilización, desarme y reintegración)– están en negociación.

“Faltan otros dos puntos, los más difíciles: el que tiene que ver con la justicia, la justicia transicional, el derecho de las víctimas. Si ustedes me preguntan cuál es el punto más complicado de esta negociación, ahí está. Las Farc tienen que entender que hoy son imposibles esas amnistías que se otorgaban hace unos años para terminar esos conflictos”, indicó.

Y agregó que “el quinto punto es simplemente el final del conflicto, lo que llaman el DDR: ¿Cómo se van a desmovilizar? ¿Cómo se van a desarmar? ¿Cómo se van a reintegrar a la vida civil?”.

Por último, Santos aseguró que “no habrá revolución por decreto” y que lo que se busca es que, si se llega a un acuerdo final, las Farc hagan política sin armas: “aquí no va a cambiar en lo fundamental ninguna de nuestras políticas, porque les hemos dicho a las Farc, en todas las formas posibles, que aquí no va a haber una revolución por decreto. Les vamos es a dar la oportunidad para que continúen haciendo política sin armas”, precisó.