Desde febrero había llegado a Cuba un médico embalsamador