Las figuras clave del referendo en el Reino Unido

Boris Johnson contra David Cameron: el Brexit y la guerra de titanes en el conservatismo británico.

Boris Johnson, exalcalde de Londres, promueve la salida del Reino Unido de la UE.  / EFE
Boris Johnson, exalcalde de Londres, promueve la salida del Reino Unido de la UE. / EFE

Europa tiene los ojos sobre el Reino Unido. Este 23 de junio los británicos votarán sobre una de las decisiones más importantes para la Unión Europea y que tendrá repercusiones económicas, geopolíticas y sociales no sólo para el país, también para el resto de los 28 países miembros del grupo comunitario.

Según encuestas, el electorado parece estar dividido en partes iguales, y la decisión final será definida por unos cuantos votos. Los últimos sondeos otorgan un 45% a favor del Brexit, es decir, a favor de que el Reino Unido se retire de la Unión Europea.

De acuerdo con los promotores de la salida, “con el fin de proteger el empleo local, la soberanía, la toma de decisiones nacionales, y prevenir la llegada de más refugiados del Medio Oriente y África a la isla.

Por otro lado, los que votan por la permanencia, un 44% considera que retirar la membresía de la Unión sólo traería más problemas económicos para el país, aumentaría la tensión diplomática con otras potencias y afectaría la grave crisis humanitaria de los refugiados, en la que el Reino Unido ha jugado un papel protagónico.

Guerra en el conservatismo

Una vez fueron amigos, compañeros de colegio, de universidad, y miembros del mismo partido. Este año, David Cameron, primer ministro del Reino Unido y principal líder de la campaña del “Remain” (a favor de la permanencia de su país en la Unión Europea), y Boris Johnson, exalcalde de Londres y cabecilla de la campaña por el “Leave” (a favor de retirarse de la Unión Europea), han emprendido una guerra mediática, política e incluso personal para la obtención de votos a favor o en contra del Brexit, generando una gran tensión y a su vez polarizando a la nación alrededor del asunto.

¿Quién es David Cameron?

El primer ministro británico, del Partido Conservador, asumió el rol de liderazgo en la campaña por la permanencia en la UE. Sin embargo, la difícil situación política por la que atraviesa el país bajo su mandato solo puede atribuírsele a él mismo.

Fue Cameron quien, tras ser hostigado por la rama antieuropea de su partido en 2013, prometió un referendo para la permanencia del Reino Unido en el bloque europeo como estrategia para conservar su presidencia en el partido y asegurar su reelección en el 2015.

Hoy, Cameron hace todo lo posible para quedarse en la UE, ya que su propia cargo como primer ministro del Reino Unido depende del resultado. En caso de que gane la opción de salir de la UE, Cameron se verá forzado a renunciar.

Martin Wolf, columnista económico de Financial Times, comentó que “el referendo es indudablemente el acto más irresponsable cometido por cualquier gobierno en los últimos 50 años”. Muchos ciudadanos que se habían visto atraídos hacia las promesas de estabilidad política de Cameron durante las épocas de campaña se sienten traicionados por esta decisión que ha generado tanta fragmentación en la sociedad británica. En el momento del anuncio del Brexit, Cameron se defendió ante las críticas al describir el referendo como un “festival de la democracia”, seguramente suponiendo que las elecciones serían fáciles y que la permanencia ganaría sin mayor inconveniente.

Sin embargo, Cameron no contaba con la habilidad política y la influencia del bloque antieuropeo que han puesto al primer ministro y al futuro del país en graves aprietos.

La posición de Cameron en contra del Brexit es apoyada por la mayoría de los integrantes del partido conservador, el Partido Laborista, el Partido Liberal-demócrata, todos los antiguos primeros ministros británicos, la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente de EE.UU., Barack Obama, entre otros.

¿Quién es Boris Johnson?

Johnson no siempre lideró la campaña a favor del Brexit. De hecho, se abstuvo de pronunciarse o definir su posición en el asunto durante un año. Pero tras ver la gran oportunidad de utilizar la opción de salirse de la Unión Europea como trampolín político, el controversial exalcalde londinense se convirtió en la encarnación del ciudadano británico enrabiado.

Con argumentos como la actual situación económica del país, la “dictadura de Bruselas”, la perdida de la tradición británica, y la presencia alarmante de inmigrantes en su territorio, Johnson comenzó su campaña.

En el pasado el exalcalde londinense había demostrado una posición ambigua con respecto a la integración de Gran Bretaña con el resto de Europa.

Durante varias apariciones públicas siendo alcalde de Londres (2008-2016) Johnson manifestaba una posición euroescéptica frente a muchos de los problemas que actualmente azotan al país, pero nunca hasta el extremo de declararse antieuropeo. Fue hasta principios de este año que Johnson se declaró en contra de Cameron y el Gobierno e inauguró su campaña como líder del Brexit, acción que genero gran sorpresa en la opinión publica ya que en el pasado el exalcalde había demostrado gran cercanía, admiración, y fidelidad hacia el Primer Ministro.

Las verdaderas intenciones detrás de la campaña de Johnson son bastante sospechosas, según analistas: ¿Estará Johnson detrás del puesto de Primer Ministro de Cameron?, se preguntan columnistas británicos.

Y aún si su campaña pierde, señalan, y el Reino Unido permanece dentro de la UE, Boris Johnson habrá inflado su nombre y se habrá ganado a millones de simpatizantes del partido conservador alrededor de la isla.

La imagen y la legitimidad de Cameron se ha visto afectada en los últimos meses, mientras que la del exalcalde se ha convertido en sinónimo de fortaleza, valentía, y la representación de los problemas verdaderos de la población británica, muy parecido a lo que Trump en EE.UU ha intentado personificar.

La posición antieuropea de Johnson ha sido respaldada por los partidos de ultraderecha UKIP, Britain First, la Liga de Defensa Inglesa (EDL), la presidente del Frente Nacional en Francia, Marine Le Pen, Valdimir Putin, y Donald Trump.

El referendo pone sobre el ring a dos de los políticos más poderosos e influyentes del Reino Unido.