Fijan para el 2 de junio la condena contra Luis Bedoya

El expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol aceptó su responsabilidad en los cargos de conspiración de soborno y fraude de transferencia Bancaria.

El próximo 2 de junio se conocerá el monto de la condena en contra del expresidente de la Federación Colombia de Fútbol, Luis Bedoya. La diligencia judicial que se tenía fijada el viernes fue aplazada por solicitud de la Fiscalía y la defensa del exdirectivo deportivo quien desde hace un año se enucentra en Nueva York.

El 12 de noviembre de 2015, Bedoya –quien había renunciado de manera sorpresiva semanas antes a su cargo- aceptó su participación en los delitos de conspiración de soborno y fraude de transferencia bancaria. Esto por haber aceptar sobornos para entregar millonarios contratos.

Debido a que aceptó cargos y firmó un compromiso para facilitar información sobre el denominado caso del FifaGate y colaborar con las autoridades de los Estados Unidos en estos hechos, el exdirectivo recibirá una reducción considerable en su condena. De los 20 años fijados por estos cargos sería condenado a ocho.

Bedoya firmó un complejo acuerdo con las autoridades de los Estados Unidos. Debido a esto tiene que presentarse todas las semanas, entregar información, corroborar datos y revisar documentos todos relacionados con las irregularidades que se presentaron en la entrega de contratos para los derechos de transmisión de televisión.

Por estos hechos fueron capturados varios dirigentes del fútbol mundial y provocó la peor crisis en la historia de la FIFA. Bedoya ha mencionado que las empresas interesadas en renovar los contratos pagaron millonarias comisiones a las cabezas de las federaciones de fútbol en América Latina para así garantizar la entrega de los convenios.

Para evitar su seguimiento los empresarios abrieron cuentas en Suiza para cada uno de los presidentes. En el caso del dirigente colombiano fue en el banco Hapoalim, identificada bajo el número 7063380 y con depósitos que se hicieron a nombre de la firma Flemick S.A. A dicha cuenta se consignaron 3 millones de dólares.

El entonces máximo regente del fútbol colombiano no tocó esa cuenta. Prácticamente porque no tenía necesidades económicas ya que recibía un muy buen sueldo en su cargo, tenía diferentes beneficios económicos, que se sumaban al sueldo de 20 mil dólares mensuales que recibía como vicepresidente de la Conmebol y otros U$$45.000 por cada una de las ocho sesiones que tenía con la FIFA al año.