Fiscalía panameña hará pruebas de ADN a nuevas evidencias en caso de holandesas

Los "hallazgos" tuvieron lugar en una área conocida como Río Culubre, erróneamente identificada hasta ahora como Río Culebra.

Las autoridades panameñas dijeron este jueves que hicieron "hallazgos muy importantes" en el marco de la investigación por la desaparición, hace más de dos meses, de dos jóvenes holandesas en un área selvática del oeste del país.

En una rueda de prensa, la fiscal que lleva la investigación, Betzaida Pitti, definió como "hallazgos muy importantes" las evidencias localizadas este jueves en un zona de la provincia occidental de Bocas del Toro, y subrayó que las mismas serán sometidas a pruebas de ADN.

La cadenas locales TVN y Telemetro difundieron unas fotos que muestran unas botas y un pié y que serían las evidencias encontradas este jueves por las autoridades panameñas, que fueron guiadas por habitantes de la zona selvática.

"Yo lo único que les debo decir es que se encontraron hallazgos muy importantes y se van a hacer los (estudios de) ADN" en las próximas horas en el Instituto de Medicina Legal, en la capital panameña, sostuvo Pitti ante la insistencia de los periodistas sobre la naturaleza de las nuevas evidencias.

Los "hallazgos" tuvieron lugar en una área conocida como Río Culubre, erróneamente identificada hasta ahora como Río Culebra, donde "ahora mismo" se mantiene un grupo de 15 personas rastreando en busca de nuevas posibles evidencias.

Hasta ese lugar se trasladó Pitti esta mañana junto con el grupo de búsqueda, y fue ella personalmente quien trasladó cerca del mediodía hasta David, capital de la provincia de Chiriquí, las nuevas evidencias en dos paquetes amarillos, pudo constatar Efe.

En esa área selvática del Río Culubre fue encontrada por lugareños la semana pasada una mochila con pertenencias de Lisanne Froon y Kris Kremers, de 22 y 21 años, respectivamente, las primeras evidencias en el marco de la investigación por la desaparición de ambas el pasado 2 de abril.

Pitti aseguró que los "hallazgos" este jueves fueron localizados "bastante lejos del lugar donde se encontró la mochila" también por un "señor" al que "se va tomar declaración" judicial.

El Ministerio Público (Fiscalía) "le solicitó" a la misma persona que encontró la mochila "que por favor, bajo su experiencia, porque conocía el lugar, siguiera él peinando la zona", dijo Pitti, aunque también mencionó que otros lugareños participan en la búsqueda.

Añadió que los padres de las jóvenes desaparecidas "tienen conocimiento de la situación" del hallazgo de supuestas nuevas evidencias que pueden indicar "qué le pasó, en su momento, a Kris y Lisanne".

Las autoridades mantienen el rastreo no solo en la zona de Alto Romero, donde está ubicado el Río Culubre, sino también en el sendero de El Pianista, en la vecina Chiriquí y donde testigos afirman haber visto por última vez a las dos jóvenes.

Allí se encuentra otro grupo de 15 personas, porque el "Ministerio Público está investigando ahora mismo (...) en búsqueda para ver qué (otros) hallazgos podemos encontrar", agregó la fiscal.

Los grupos están integrados por miembros del cuerpo de socorristas Sinaproc, del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), del Servicio Nacional Aeronaval (Senan), del cuerpo de bomberos y de la Cruz Roja panameña, y reiniciaron este jueves la búsqueda sobre el terreno de las dos holandesas.

Esta mañana, en declaraciones a Efe antes del reinicio de la búsqueda, Pitti dijo que la idea era que grupos permanezcan "peinando" de forma exhaustiva durante cinco días ambas áreas, donde incluso pernoctarán.

También confirmó que dos investigadores holandeses se encuentran en Chiriquí para seguir de cerca las averiguaciones panameñas y ayudar en lo que sea necesario.

Froon y Kremers llegaron a la localidad de Boquete, Chiriquí, el pasado 29 de marzo y fueron reportadas como desaparecidas el 2 de abril por un guía de turismo, que fue a buscarlas al hospedaje donde se alojaban y descubrió que no habían llegado a dormir en la víspera.

La búsqueda ha incluido la venida a Panamá durante 10 días el mes pasado, a petición de los padres de las muchachas, de socorristas y perros entrenados procedentes de Holanda, que se fueron sin haber encontrado ningún indicio de las desaparecidas.