¿Por qué Francia es blanco del terrorismo?

Las autoridades francesas dicen que el ataque de un camión contra una multitud en Niza es un ataque terrorista. Fiscalía antiterrorista asume la investigación.

El presidente francés, François Hollande, reactivó la cúpula de crisis.  /AFP
El presidente francés, François Hollande, reactivó la cúpula de crisis. /AFP

Un camión se estrelló contra una multitud en la ciudad de Niza, en el sur de Francia, dejando decenas de muertos, informaron las autoridades locales, mientras que la prefectura calificó la masacre como un “atentado”.

El ataque múltiple se produjo durante la celebración del día nacional en este balneario de la Riviera francesa. De acuerdo con la prensa local, el camión se fue a gran velocidad contra la multitud y luego se escucharon disparos. De acuerdo con las informaciones de las autoridades, el conductor fue abatido después de que se atrincherara en un local del lugar.

El presidente francés, François Hollande, que se encontraba en Aviñón, en el sudeste de Francia, volvió a París para encabezar la célula de crisis luego de una masacre en Niza. El mandatario había anunciado hoy, día en que el país celebra la toma de La Bastilla, inicio de la revolución francesa, que el estado de emergencia decretado después de los atentados yihadistas del 13 de noviembre de 2015 en París se levantaría a partir del próximo día 26 de julio.

Durante el desfile militar para conmemorar el 14 de julio, Hollande anunció que enviaría más consejeros militares a Irak para combatir al grupo terrorista Estado Islámico (EI) y poner fin en octubre a la misión en la República Centroafricana.

¿Por qué Francia es otra vez blanco del terrorismo?

De acuerdo con el analista Matthew Henman, del centro londinense IHS Jane's, especializado en cuestiones de defensa, citado por el periódico The Guardian, “Francia es un blanco a causa de sus actividades antiterroristas en el norte y en el centro de África, pero también a raíz de presuntos malos tratos y discriminaciones contra la minoría musulmana del país”, señala.

Desde 2015, el país es blanco de ataques yihadistas que se ha atribuído el Estado Islámico. En enero de 2015, 17 personas murieron en los atentados contra el semanario satírico Charlie Hebdo, contra una mujer policía y contra un supermercado kósher. En junio, un hombre decapitó a su empleador en el este de Francia.

El 13 de noviembre de ese mismo año, una serie de ataques, incluyendo por vez primera kamikazes, causaron al menos 127 muertos y 300 heridos en París.

Esta vez el blanco fue Niza, en donde según las autoridades el ataque con un camión a una multitud fue un ataque terrorista. De acuerdo con el periódico “Nice Matin”, esa zona es la que tiene más personas radicalizadas. “Las zonas más afectadas son el norte de Francia, los Alpes Marítimos , así como centros de Lyon y Toulouse”, dice el diario.

Francia y el Estado Islámico

Francia, cuyo ejército combatió a los islamistas en Malí y apoya la acción africana contra el grupo nigeriano Boko Haram, llevó a cabo 283 bombardeos contra el EI en Irak desde el comienzo de sus operaciones en ese país, en septiembre de 2014.

Desde octubre de 2015 actúa también en Siria, donde aviones de combate franceses realizaron cinco bombardeos contra campos de entrenamiento del EI e instalaciones petroleras. Su portaaviones Charles de Gaulle llegó a la región desde diciembre para intensificar esa campaña.

Después de los bombardeos de 2014, Abú Mohamed al Adnani, portavoz de Daesh (acrónicmo del Estado Islámico en árabe) decretó: “Si ustedes quieren matar a un infiel norteamericano o europeo, en particular los malvados y sucios franceses, (...) cuenten con Alá y mátenlo de cualquier manera”.

El país está en alerta máxima. Más aún cuando un brasileño miembro del Estado Islámico (EI) había planeado un atentado contra la delegación francesa en los Juegos Olímpicos que se disputarán en agosto en Rio de Janeiro, según el testimonio de un responsable de los servicios de inteligencia franceses recogido por “Libération”.

Francia es uno de los países europeos que tienen la comunidad musulmana más numerosa. Es criticada por los islamistas radicales por su concepción del laicismo, que llevó a la prohibición del velo musulmán en los colegios franceses en 2004 y del velo integral en las calles en 2010.

La concepción francesa de la libertad de expresión, que permite criticar ampliamente a las religiones, puso también al país en la mira de los extremistas, dicen analistas a la prensa local.

Hace algunos días, Patrick Calvar, jefe de la inteligencia doméstica en Francia, aseguró que estaba “convencido” de que Daesh iba a cambair su procedimiento. La sección antiterrorista de la fiscalía de París anunció que se hizo cargo de la investigación sobre el camión en Niza, cuyo conductor, según el presidente de la región de Niza, Christian Estrosi, “el autor del atentado llevaba el furgón lleno de armas”.