La fraudulenta universidad de Donald Trump

El presidente electo de los Estados Unidos se comprometió a pagar 25 millones de dólares de indemnización a miles de estafados.

Donald Trump con un aviso de su universidad. AFP

"La Universidad Trump engañó a sus clientes. Sus costosos programas les han causado un perjuicio económico real", sostuvo la Fiscalía de Nueva York, en 2013, al abrir una investigación contra el hoy presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, por haber engañado a miles de personas que ingresaron a su universidad, creyendo que esta tenía todos los papeles en regla. Trump dijo una y otra vez que las acusaciones eran falsas. Pero ahora, tres años después y quizás para evitarse un escándalo mayor ahora que es presidente de los Estados Unidos, Trump ha decidido pagar 25 millones de dólares de indemnización a los estafados. 

"Las víctimas de la Universidad Trump han esperado años para el resultado de hoy y me complace que su paciencia y persistencia sean recompensadas por este acuerdo de 25 millones de dólares", sostuvo el fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman. "Me complace que bajo los términos de este acuerdo, cada víctima reciba restitución y que Donald Trump pague hasta un millón de dólares en multas al Estado de Nueva York por violar las leyes estatales de educación". Se trata, según Schneiderman, de un "cambio impresionante en la postura" de Trump.

Y es que, durante años, Trump se había negado a compensar a las "más de 6.000 víctimas de su universidad fraudulenta", asegurando que esta investigación era una retaliación por su oposición al presidente Barack Obama. El fiscal Schneiderman denunció, de hecho, que durante estos años "Donald Trump luchó contra nosotros en cada paso del proceso, presentando acusaciones infundadas y apelaciones infructuosas y negándose a hacer un acuerdo incluso por cantidades modestas de compensación para las víctimas de su falsa universidad". 

Según la investigación, la Universidad Trump, que abrió en 2005 y cerró cinco años más tarde, nunca tuvo licencia para operar y estafó de esta manera a miles de personas confiadas de la reputación como empresario de Donald Trump. La Universidad ofrecía cursos sobre negocios inmobiliarios y finanzas, temas en los que Trump, supuestamente, es experto, con matrículas de hasta 35.000 dólares. La misma también había sido demandada en California, aunque, al parecer, estos procesos quedan cerrados con este acuerdo, si finalmente es aceptado por las autoridades judiciale, que tienen la última palabra.