Freddie Gray: otra muerte impune de un negro en EE.UU.

El fiscal a cargo de la pesquisa por la muerte del joven de 25 años retiró los cargos a los tres últimos policías investigados. Lo más probable es que no haya condenas.

Un mural dedicado a Freddie Gray en Baltimore. / AFP

Freddie Gray tenía 25 años cuando un grupo de policías lo subió a rastras a una camioneta oficial. Lo habían arrestado, dijeron los seis policías a cargo, por tener un cuchillo. Gray nunca se bajó consciente de la camioneta ese 12 de abril de 2015: cayó en coma y murió siete días después por severas heridas en su espalda. La policía dice que se suicidó. La fiscal general de Baltimore, Marilyn Mosby, apoya la tesis del asesinato. Los padres de Gray dicen —sin matices— que la policía lo mató.

Sin embargo, ninguna respuesta saldrá de las investigaciones que llevaba a cargo el juez encargado del caso, Barry Williams. Este miércoles, Williams decidió retirar los cargos a los tres últimos policías que estaban en observación por la muerte de Gray. Los otros tres ya se habían librado de la investigación, de modo que no queda ningún sospechoso en pie y lo más probable, como sucede en otras decenas de muertes de negros a manos de la Policía en Estados Unidos, es que no existan condenas sobre el caso.

Tras el levantamiento de los cargos, la fiscal Mosby —que en mayo de este año formuló cargos contra los seis policías— dijo que respetaba la decisión del juez a cargo, que consideró que las pruebas contra los oficiales eran insuficientes, pero que se decantaba por la versión del asesinato. Criticó la falta de examen de algunas pruebas solicitadas por la Fiscalía y también el hecho de que algunos policías que testificaron a favor de los seis oficiales estuvieran también en el equipo de investigación. Para Mosby, esa intervención significó un “sesgo inherente” y no permitió el avance de las pesquisas, en las que tampoco se demostró que Gray se hubiera suicidado.

Mosby aseguró que "buscará justicia", aunque no determinó si presentará nuevos cargos contra los policías o existe un oportunidad de reabrir la investigación.

Los oficiales Cesar Goodson, Garrett Miller, Edward Nero, William Porter, Brian Rice y Alicia White enfrentaron cuatro juicios sin ninguna consecuencia. Goodson, que enfrentaba el cargo de mayor peso —homicidio en segundo grado—, fue liberado de las acusaciones tras tres juicios. Goodson es señalado de haber manejado la camioneta de manera brusca con la intención de que Gray, que tenía las manos atadas a la espalda y el torso recostado sobre las piernas, tuviera contusiones de camino a la estación. La táctica, que algunos han llamado “paseo violento”, ha dejado otras víctimas entre la población negra de Baltimore. La familia de Gray recibió US$6,4 millones como indemnización tras una conciliación con el estado.

Tras el asesinato de Gray, cientos de personas salieron a las calles de Baltimore a reclamar por la brutalidad policíaca que afectaba a su población. Hubo motines, decenas de arrestados. En su discusión pública, Mosby dijo: “Teníamos que considerar que las probabilidades de condena eran pésimas. (…) Podríamos haber juzgado este caso y casos como este 100 veces, y aun así lograríamos el mismo resultado”. Según cifras del portal Mapping Police Violence, en 2015 al menos 346 negros fueron asesinados por la Policía; en lo que va de 2016, 160 han sido asesinados. La población negra es tres veces más vulnerable que los blancos a ser atacados por la Policía, incluso si están desarmados. 30% de las víctimas de 2015 estaban, de hecho, desarmadas. En 69% de los casos no hubo violencia por parte de las víctimas.

Según esa misma organización, en el 97% de los casos no existen cargos contra los oficiales y la tendencia de asesinatos contra negros no tiene una relación directa con el aumento o disminución del crimen. Una estudio del Sentencing Project señaló también que las minorías son más acosadas por los policías que los ciudadanos blancos: uno de cada tres negros irá a a prisión al menos una vez en su vida.

 

últimas noticias