"Fue una tarde y una noche de terror": Merkel

La canciller alemana, Angela Merkel, indicó que se investigará a profundidad los motivos que llevaron al joven germano-iraní Ali Sonboly a matar a nueve personas en Munich.

Imagen a las afueras del centro comercial donde ocurrió la masacre de este viernes. AFP

"Fue una tarde y una noche de terror". Con estas palabras la canciller alemana, Angela Merkel, se refirió al ataque perpetrado por un joven germano-iraní, Ali Sonboly, en Munich, en el que murieron nueve personas. Estas fueron sus declaraciones al final del gabinete de urgencia, convocado tras el ataque, el mayor en lo que va del año en Alemania y cuyas causas siguen siendo desconocidas. La canciller, de hecho, anunció una exhaustiva investigación para esclarecer los motivos que llevaron a Sonboly a asesinar a estas nueve personas; aunque no se descarta, hay pocas posibilidades de que el ataque tenga nexos con el Estado Islámico. 

De la misma forma, Merkel anunció que se investigará lo sucedido en un tren cerca a Wurzburgo, hace cinco días, cuando un joven afgano de 17 años hirió de gravedad a cuatro pasajeros con un hacha y un cuchillo. El Estado Islámico se atribuyó el hecho, asegurando que el menor estaba cumpliendo con el llamado de EI de atacar a ciudadanos europeos mediante los medios que fuera. Estos dos ataques tienen bajo alerta a Alemania y han suscitado la solidaridad de las naciones vecinas, que han padecido ataques peores, como Francia, víctima hace poco de un atentado en el que murieron 84 personas. 

Ante la preocupación por un posible ataque, la canciller alemana indicó que las fuerzas de seguridad de ese país están preparadas y que "la seguridad y la libertad" están garantizada. "Todos, y lo digo en nombre de todo el Gobierno federal, ofrecemos nuestras condolencias por los que nunca volverán con sus familias", dijo la canciller.