Gira relámpago

Agricultura y educación serán los temas principales en París. Alrededor de esos dos ejes, Santos buscará concretar el apoyo europeo al posconflicto colombiano.

El presidente Juan Manuel Santos junto a su homólogo francés, François Hollande. / AFP

Citas con la alcaldesa de París, Anne Hidalgo; los presidentes del Senado y la Asamblea Nacional; Pierre Gattaz, el hombre a la cabeza de los empresarios de Francia; François Hollande y su primer ministro, Manuel Valls, y el secretario de la OCDE. Más tres ceremonias protocolarias: una recepción con honores en Los Inválidos, la imposición de la Legión de Honor y una ofrenda floral a los caricaturistas de Charlie Hebdo. Si la agenda de Juan Manuel Santos en su visita a París recuerda la del comercial de Chocolate Sol en el que Carolina Sabino tenía “un día tenaz”, es porque el mandatario colombiano busca avanzar en todos los campos para concretar los compromisos que había conseguido durante su anterior visita a la capital francesa, a finales del año pasado.

Tanto la consejería presidencial francesa para América como la Cancillería colombiana coinciden en que si en la anterior visita el gran tema fue el proceso de paz, en esta ocasión se diversificarán las áreas y los puntos a tratar. Según Jean-Jacques Kourliandsky, especialista en América Latina para el Instituto de Investigación Internacional Estratégica (IRIS), esto corresponde a una intención clara de Hollande de romper con el manejo del tema latinoamericano durante el mandato de su predecesor en el Palacio del Elíseo.

“Con Sarkozy, las relaciones con Colombia estuvieron centradas en la retención de Íngrid Betancourt y todo lo que tenía que ver con México pasaba por el caso Florence Cassez. Ahora no hay razones por las cuales las relaciones con los países suramericanos no puedan ser ‘normales’ y abordar lo económico, lo académico y lo cultural en lugar de limitarse a un tema de coyuntura”, afirma el especialista. Esto a pesar de que “en este momento, las prioridades de Francia en asuntos internacionales sean Ucrania y los países en los que están anclados los grupos islamistas. Es comprensible porque son dos problemáticas que la amenazan directamente”.

Durante la visita de Santos se trabajará también en la creación de un consejo asesor de las relaciones entre los dos países, que estará conformado por personas ajenas a los gobiernos pero que conozcan las dinámicas de las interacciones entre ellos.

Aunque el posconflicto no sea oficialmente el eje de la visita, los dos temas que se presentan como centrales, agricultura y educación, están ligados a lo que sería un “después de la guerra”, en el caso de que los diálogos en La Habana lleguen a buen final. Esto explica la composición de la comitiva que acompaña al mandatario y que incluye tanto a los ministros de las dos carteras como a un grupo de rectores de universidades, entre ellos Juan Carlos Henao, de la Universidad Externado de Colombia. El presidente estará igualmente acompañado por una delegación de Coldeportes.

Uno de los puntos en los que trabajará el equipo de Santos en París será el modelo de las “escuelas agrícolas”, un dispositivo existente en Francia para la formación académica de agricultores a niveles técnico y profesional. Tanto la ministra de Educación, Gina Parody, como el ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, visitarán una de estas instituciones en la región parisina y firmarán con sus homólogos franceses un memorando que consolidará el trabajo de un equipo de técnicos franceses que ha visitado Colombia en varias ocasiones.

La cooperación en temas de seguridad será sin duda el tema de la reunión con el primer ministro Manuel Valls, quien, según una fuente de su oficina en Francia, podría realizar una visita oficial a Colombia en los próximos meses. Valls recibirá a Santos hoy lunes, en horas de la tarde, antes de la reunión entre Hollande y Santos en el Palacio del Elíseo.

En la mañana del martes, el mandatario colombiano se reunirá con Pierre Gattaz, presidente del Medef, la asociación de los empresarios de Francia. Si bien no se descarta que se evoque el tema de la generación de empleo para los desmovilizados, éste será un punto secundario. Según Kourliandsky, porque “a pesar del conflicto, Colombia es uno de los países latinoamericanos que, en términos de estabilidad del marco jurídico y fiscal, ofrece mejores garantías a la inversión extranjera, y además de eso muestra un crecimiento económico que la convierte en un terreno muy buscado por los empresarios”.

Actualmente, el país europeo es el mayor empleador extranjero en Colombia.

Dando y recibiendo

Para la red Francia-Colombia Solidaridad, un colectivo que agrupa organizaciones como Teje, la seccional francesa de Amnistía Internacional y la ONG Secours Catholique, la visita de Santos a París es una ocasión para recordarle a Francia que, siendo un socio diplomático de Colombia, puede jugar un papel de apoyo en el proceso de paz y sobre todo garantizar que, más allá de los acuerdos, el país ejerza presión para que se cumplan los compromisos adquiridos en temas como la restitución de tierras, la protección de los derechos humanos y la responsabilidad civil de los inversionistas extranjeros.

Si bien Francia no pertenece actualmente al grupo de países garantes del proceso de paz y el tema no será evocado en la visita de Santos, no es descartable que en el futuro pueda convertirse en un verificador del cumplimiento de los eventuales acuerdos de paz, “no sólo porque en otras ocasiones lo ha sido, sino porque la experiencia del proceso de paz de Colombia puede enseñarle a Europa algunos mecanismos para manejar aquellos conflictos que le conciernen más directamente” opina Kourliandsky, quien asegura que si en principio podría parecer que Colombia viene a Europa a “pedir”, en realidad está ofreciendo una generosa contraparte “La paz y la estabilidad en sí son una recompensa. Además de lo que representa en términos de mercado un país con un crecimiento económico como el colombiano”.

En el marco de la política de descentralización del Estado francés, que busca dar protagonismo a las regiones, los responsables del protocolo del Palacio del Elíseo solicitan que todo jefe de Estado en visita oficial acompañe al presidente francés al menos a una ciudad diferente a la capital. El equipo de Santos logró sacarle el cuerpo al requisito: nada más al volver de París, Santos se desplazará a Costa Rica para asistir a la cumbre del Celac, donde los temas centrales serán la lucha contra la corrupción y la pobreza.

[email protected]