Gobierno de Colombia rechazó ataques a políticos opositores en Venezuela

La Cancillería repudió que policías y militares de la Guardia Nacional Bolivariana impidieran el acceso de dirigentes opositores a la sede del Consejo Nacional Electoral.

Tomada de Twitter: @JulioBorges

El Ministerio de Relaciones Exteriores se refirió este jueves a los ataques que recibió un grupo de diputados opositores en Venezuela, al frente de las instalaciones del Consejo Nacional Electoral (CNE). En nombre del Gobierno de Colombia, la canciller María Ángela Holguín rechazó los hechos de violencia registrados en la autoridad electoral del vecino país. (Lea: Atacan con palos y piedras a diputados opositores en Venezuela)

Mediante una misiva, el Ministerio de Relaciones Exteriores repudió que policías y militares de la Guardia Nacional Bolivariana impidieran el acceso de los dirigentes opositores a la sede del CNE y posteriormente se agredieran entre ambos bandos con palos, piedras y otros elementos contundentes. Los enfrentamientos dejaron varios heridos, pero el diputado Julio Borges, coordinador del partido político Primero Justicia, fue el más afectado pues resultó con la cara ensangrentada debido a los ataques. (Lea: Crece tensión política en Venezuela ante silencio de Consejo Electoral)

Por los hechos, la Cancillería instó al pueblo venezolano a que rechace estos hechos de violencia. Así mismo, el Gobierno pidió tanto a opositores como al oficialismo de Venezuela que mantengan la disposición al diálogo, para que así puedan superar la polarización que ha derivado en dificultades de entendimiento y una compleja situación política, económica, pero sobre todo, social.

“Apoyamos los esfuerzos de los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero, Martín Torrijos y Leonel Fernández; reiteramos que Colombia estará a disposición para contribuir y cooperar con cualquier medida que alivie la situación por la que atraviesa el pueblo venezolano”, aseguró la Cancillería, que agregó que en Venezuela hay todos los mecanismos legales y constitucionales para hacer posible una salida mediante el diálogo.

El grupo de diputados opositores que llegó al CNE fue a exigir una fecha para la validación de las casi 2 millones de firmas de ciudadanos del país. Ese 1,8 millones de firmas fueron presentadas hace más de un mes por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), con el fin de iniciar el proceso del referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro. El CNE declaró válidas 1,3 millones de firmas, lo que sin embargo se configura como una cantidad seis veces mayor que la requerida por norma para activar la consulta (200.000 firmas, correspondientes al 1% del padrón electoral).