Gobierno venezolano repudia declaraciones de Obama sobre situación en el país

Mientras tanto Maduro llamó a consultas a la embajadora venezolana en Panamá, país al que acusó de injerencia.

EFE

 El Gobierno de Venezuela rechazó este jueves las declaraciones del presidente estadounidense, Barack Obama, sobre la situación que vive el país, señalando que representan una "nueva y grosera injerencia en los asuntos internos" de la nación caribeña. (Vea: Embajador venezolano afirma que Leopoldo López está en prisión por su seguridad)

"El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela repudia tajantemente las declaraciones emitidas (...) por el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama", dijo la Cancillería en un comunicado oficial.  (Vea: Obama pide liberar a detenidos en protestas en Venezuela)

Mientras tanto este mismo jueves el presidente Nicolás Maduro llamó a consultas a la embajadora venezolana en Panamá, país al que acusó de injerencia tras varias declaraciones sobre los hechos de violencia que se vive en ciudades venezolanas, con un saldo de cuatro muertos.

"El presidente Maduro ha decidido llamar a consulta a nuestra embajadora Elena Salcedo en Panamá por las declaraciones injerencistas que la cancillería panameña ha venido expresando acerca de los asuntos internos de Venezuela y cómo el gobierno debe tratar el enfrentamiento a estos grupos violentos que intentan desestabilizar a Venezuela", aseguró el canciller Elías Jaua a una radio local.

Por su parte el arzobispo de Caracas, cardenal Jorge Urosa Savino, denunció la presencia de grupos armados al interior de las protestas. "Hay muchos grupos armados que parecen no pertenecer a los cuerpos de seguridad del Estado. Yo no entiendo por qué esos grupos armados están actuando de manera libre, impunemente, cuando el control de las armas lo tiene el gobierno. El gobierno tiene que meter en cintura a estos grupos", dijo el arzobispo al canal Globovisión.

Caracas y otras ciudades han sido sacudidas en las últimas dos semanas por protestas estudiantiles que degeneran por la noche en violentos enfrentamientos entre radicales y fuerzas del orden, además de que se ha denunciado la presencia de grupos armados, presuntamente simpatizantes del oficialismo, que abren fuego para amedrentar a los manifestantes.