Periodismo y posconflicto: retos y desafíos para el próximo cuatrienio

hace 58 mins

¿Golpe en Venezuela?

Desde comienzos de año, Maduro redobló las denuncias sobre planes de golpe y magnicidio, con acusaciones contra medios de prensa, empresarios, y dignatarios extranjeros.

Afiches en Caracas en apoyo al presidente Nicolás Maduro, quien aseguró que desmanteló un golpe en su contra. / EFE

Vuelven las denuncias de golpe a Venezuela, aunque, revisando los reportes de prensa, desde mediados de 2013 el gobierno del presidente Nicolás Maduro desmantela en promedio cada dos meses una intentona en su contra. La más reciente fue el jueves en la noche, cuando anunció que había frustrado un ataque aéreo por parte de golpistas. Según dijo el mandatario venezolano, era “un intento de utilizar un grupo de oficiales de la aviación militar para provocar un hecho violento, un atentado, un ataque”.

El plan de golpe denunciado por Maduro tendría varias fases, entre las que se cuenta la “emboscada económica” que ya se está produciendo, dijo, con el desabastecimiento de productos básicos e incitación a saqueos, una crisis a la que se sumarían estos militares y un grupo de opositores. Señaló, además, que los supuestos golpistas “le habían asegurado a Estados Unidos y a su gobierno que una vez que se diera la emboscada económica, la oposición ya estaba en capacidad de hacer ingobernable al país, y venían saqueos, grandes marchas y luego el llamado a una fuerza humanitaria”.

Según la versión oficial, esta vez hay más de 20 detenidos, la mayoría uniformados. Las investigaciones continúan. Al igual que las pesquisas que comenzaron en abril de 2014, cuando en medio de violentas protestas Maduro denunció otro golpe. Entonces la oposición, encabezada por María Corina Machado y Adrián Arriá, pretendía derrocarlo con la ayuda de sectores de la oligarquía colombiana. Como prueba había correos en los que la líder opositora hablaba de “planes de magnicidio”. Entonces hubo tres detenidos. Hoy las investigaciones siguen en curso.

Mirando un poco más atrás, a 2013, Maduro hizo varias denuncias: en marzo dijo que los planes no eran sólo en su contra, pues los golpistas también irían por su entonces rival en los comicios presidenciales, Henrique Capriles. El culpable: Washington, que buscaba desestabilizar al país. En abril volvió a retomar la conspiración, luego de su triunfo en las urnas, y desbarató de nuevo planes golpistas; en mayo descubrió un plan para asesinarlo, esta vez por parte del expresidente Uribe.

En junio se intensificaron las denuncias, que se repitieron hasta final de año y se extendieron por todo 2014. En enero de este año la situación no cambió. El presidente venezolano denunció que había planes golpistas, y en la cumbre de la Celac en Costa Rica denunció que existía una conspiración internacional en su contra. Capriles, por su parte, denunció que era el mandatario quien buscaba un autogolpe.

¿Puede haber golpe en Venezuela? Analistas consultados por El Espectador no lo creen. Luis Vicente León aseguró recientemente que “el presidente no debía tener un golpe militar sino uno electoral”. Se refería a la baja aprobación de Maduro (30%). Otros apuntan que mientras el mandatario tenga el apoyo militar no hay posibilidad de que sea derrocado.

Vladimir Villegas, columnista del periódico El Nacional, advierte que cuando Maduro y Capriles hablan de golpe es preocupante. “Si, como denuncia el presidente, está en marcha una conspiración, urge la convocatoria de todos los sectores democráticos para enfrentarla (...). Un golpe no sería sólo contra el gobierno de Maduro sino incluso contra las fuerzas que se le oponen democráticamente”.