Google contra el sistema

La compañía de internet lanza tres herramientas para proteger a sus usuarios de los programas de espionaje masivo, en medio del escándalo.

Google en China es uno de los sitios web más controlados por el gobierno de Pekín. / AFP

Luego de que se conociera recientemente que la agencia de inteligencia de los Estados Unidos (NSA) monitorea las comunicaciones telefónicas y electrónicas de cerca de treinta y cinco líderes mundiales, que a su vez recauda la información de cerca de setenta millones de conversaciones al mes tan sólo en Francia, así como otros sesenta millones en España, para un total de 125 billones de conversaciones al mes en el mundo entero, esta semana se abre paso un nuevo anuncio de una de las fichas claves de este escándalo.

Se trata de Google, el gigante de internet que desde el mes de junio, fecha en que estalló el escándalo, trata de blindar su reputación luego de que los reportes filtrados por Edward Snowden sugirieran que el megapoderoso de internet, así como sus colegas de Microsoft, Apple, Facebook y Yahoo, han sido complacientes con el programa de espionaje más grande de la historia.

Son tres complementos que buscan permitir una navegación en la red mucho más segura y menos restringida para quienes usen las plataformas de Google, compañía que con más de un billón de usuarios en el mundo entero ha negado desde el día cero el conocimiento del programa Prisma de espionaje de la NSA y entablado una demanda solicitándoles a las cortes la posibilidad de presentar información específica sobre las millones de solicitudes que le hace la NSA para que revele los datos de sus usuarios en todas sus plataformas, Youtube, Gmail, Chrome, Picasa, Google+, etc.

El primero de ellos es uProxy, un complemento (conocido como plug-in) para los navegadores Google Chrome y Firefox, que permite, mediante una comunicación peer to peer (P2P), que personas en distintas partes del planeta entren en contacto y naveguen la red de forma segura, sobrepasando cualquier tipo de barrera que exista. Por ejemplo, un usuario en China o en Cuba, donde existen bloqueos al acceso a la red, pueden conectarse de forma segura a internet a través del computador de un contacto en Estados Unidos, Japón o cualquier otra parte del planeta mediante una conexión encriptada.

Esta herramienta, que se presentó la semana pasada en la ciudad de Nueva York, no sólo está dirigida a usuarios en países en conflicto; su uso aplica también para los millones de usuarios en el mundo entero que quieran reducir la probabilidad de que sus comunicaciones y el contenido de sus respectivas visitas a internet sean monitoreados.

Junto a uProxy se anuncia la llegada de Lantern, otro plug-in, el cual tiene una variación en relación al primero. A diferencia de uProxy no se necesita que las dos personas que se conectan sean amigas o estén en sus respectivas listas de contactos. Lantern permite entablar conexiones a internet a través de direcciones IP de distintos y aleatorios usuarios en el mundo entero. La importancia de estas dos aplicaciones, explican los expertos, es que al conectarse a internet no queda ninguna marca que pueda identificar la conexión como usuaria de uProxy o Lantern, contrario a lo que ocurre actualmente con Tor, el famoso buscador que asegura 100% de anonimato en la red y cuyo problema radica en que a pesar de que su conexión es anónima indica que se está haciendo a través de Tor, atrayendo toda la atención de las agencias de inteligencia.

Completa el paquete de herramientas el Project Shield, plug-in que promete convertirse en el más férreo protector de la libertad de expresión. La aplicación permite defender a sus usuarios de los hoy famosos ataques DDoS, que mediante la canalización de tráfico masivo a una determinada dirección IP logran bloquear su acceso en un 100%. De esta forma, Google pone a disposición de sus usuarios toda la tecnología que usa a diario para defenderse de estos ataques. Organizaciones de derechos humanos, colectivos periodísticos, grupos políticos independientes, monitores electorales y demás ONG serán los grandes beneficiados de esta aplicación.

Si bien es claro que estos esfuerzos de Google por encriptar la información de sus usuarios no son perfectos, y que dichas herramientas no hacen completamente imposible que la NSA u otra agencia de seguridad pueda monitorear dichas comunicaciones, como ellos mismos lo han asegurado, es evidente que comenzamos a ver los primeros pasos hacia una red más segura en el marco del malestar mundial que ha generado este escándalo.

“Esperamos que esta iniciativa de Google sea un auténtico esfuerzo por recobrar el control de la información de sus usuarios y no sea tan sólo una campaña de relaciones públicas en el fulgor de este escándalo”, dijo este fin de semana en un discurso Thomas Drake, exanalista de la NSA durante la multitudinaria marcha que se llevó a cabo en Washington para protestar en contra de la masiva interceptación de comunicaciones por parte del gobierno estadounidense en el mundo entero.

[email protected]

@Corzo360