La guerra de los celulares

El portal asegura que el programa de drones de EE.UU. está fuertemente basado en el rastreo electrónico, por encima de las fuentes humanas de inteligencia.

Imagen del nuevo portal web de Glenn Greenwald .

Esta semana Glenn Greenwald lanzó su nuevo portal de noticias, llamado The Intercept, en el que continúa revelando detalles acerca de las prácticas de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés).

Greenwald, que antes se desempeñaba como columnista del diario británico The Guardian, fue el primero en revelar los documentos clasificados que filtró Edward Snowden, extécnico de la CIA, y que arrojaron una tétrica luz sobre la campaña de espionaje masivo emprendida por la NSA a lo largo y ancho del planeta.

El abogado y columnista renunció el año pasado a The Guardian para fundar The Intercept, que será parte de una nueva red de revistas digitales financiadas por Pierre Omidyar, una de las principales figuras de eBay (el sitio de compras por subastas en línea) y quien invirtió US$250 millones en esta serie de portales que prometen “arrojar por la ventana las viejas reglas” del periodismo.

El primer reportaje de The Intercept, portal con un especial énfasis en seguir reportando acerca de los programas de la NSA, cita fuentes del interior del Comando Especial de Operaciones Conjuntas del Ejército estadounidense (JSOC) para explicar cómo el programa de ataques con drones se basa, hoy en día, en la interceptación de señales electrónicas, por encima de la inteligencia recogida por fuentes humanas.

Esto, de acuerdo con The Intercept, lleva a cometer errores en las operaciones letales conducidas dentro del programa de drones, que se desarrolla principalmente en Afganistán y Pakistán, pues el rastreo de un celular no siempre significa que se está ubicando a la persona indicada. La fuente citada por el portal asegura que los militantes en esos países acostumbran a intercambiar tarjetas SIM para confundir este tipo de métodos de inteligencia.

“La gente cree que hay una lista de personas que son nuestros objetivos. En realidad le estamos apuntando a un celular. No estamos yendo tras la gente, sino de sus teléfonos móviles, con la esperanza de que la persona al otro lado del misil sea uno de los malos”, dijo la fuente anónima del JSOC a Greenwald.

Además de Greenwald, los otros responsables del portal incluyen a la documentalista Laura Poitras (una de las primeras personas contactadas por Snowden) y el periodista Jeremy Scahill, quien ha hecho reportajes en otras ocasiones acerca de diferentes programas militares.