La guerra que no deja de crecer

La OTAN asegura que Rusia ha movido piezas de artillería a territorio ucraniano y las ha utilizado para atacar posiciones del ejército de este país.

Ángela Merkel, canciller alemana. / AFP

La acusación representa el pronunciamiento más duro de la alianza militar acerca de la presunta participación de los rusos en la desestabilización y la guerra en las regiones del Este de Ucrania.

Aunque el gobierno ucraniano ha denunciado en repetidas ocasiones la participación de Rusia a favor de los rebeldes que aún retienen las ciudades de Donetsk y Lugansk, esta es quizá la primera vez que una organización internacional asegura tener evidencia de que los militares rusos han atacado las fuerzas ucranianas, más aún desde territorio de este país.

Hace dos semanas, el diario inglés The Guardian reportó que un convoy de vehículos blindados con identificaciones del Ejército ruso entró a Ucrania durante la noche. Al día siguiente, el gobierno ucraniano aseguró que sus fuerzas destruyeron la columna, que avanzaba con dirección desconocida.

Al tiempo que la OTAN denunciaba el ataque con artillería, el convoy con ayuda humanitaria enviada desde Rusia comenzó a entrar en Ucrania y se espera que llegue hasta la ciudad de Lugansk, en donde la situación de la población es cada vez más dramática, pues hay serias intermitencias en el fluido eléctrico, así como en el abastecimiento de agua y alimentos.

La caravana de camiones, que según el gobierno de Rusia lleva comida, medicinas, agua y bolsas para dormir, entre otros elementos, continuó su viaje luego de recibir autorización por parte de las autoridades de Moscú, que tomaron la decisión ante la demora inusitada por parte de Ucrania para permitir la entrada del convoy, compuesto por cerca de 270 vehículos.

La Cruz Roja no acompaña el convoy debido a la “volátil situación de seguridad” en las regiones del Este de Ucrania, una condición que la comunidad internacional había requerido a la hora de acceder a territorio ucraniano. El gobierno de Kiev no autorizó oficialmente la entrada de los vehículos, aunque autoridades fronterizas de ambos países revisaron el jueves el contenido de 34 de estos camiones en presencia de observadores de la Cruz Roja, para comprobar que, en efecto, llevan ayuda humanitaria.

En medio de estas tensiones se espera la llegada de la canciller alemana, Ángela Merkel, quien hoy debe aterrizar en Kiev para intentar poner fin a un conflicto que ha crecido constantemente en intensidad desde su comienzo, a principios de este año, luego de la anexión rusa de la península de Crimea.

Temas relacionados