Guerrilla peruana incendia tres helicópteros en ataque terrorista

Los helicópteros incendiados brindaban servicio a la Empresa Transportadora de Gas del Perú.

La guerrilla Sendero Luminoso incendió este sábado tres helicópteros de una empresa privada en el ataque a un aeródromo en la selva del departamento surandino de Cusco, infomó un comunicado del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de Perú.

"Un grupo de delincuentes terroristas incursionó en las instalaciones del aeródromo del distrito de Kiteni, en el departamento de Cusco, incendiando tres helicópteros de una compañía paerticular", señaló el comunicado, que precisó que en el ataque "no hubo daños personales".

Los helicópteros incendiados brindaban servicio a la Empresa Transportadora de Gas del Perú (TGP), que realiza trabajos en el yacimiento gasífero de Camisea, ubicado en la provincia cusqueña de La Convención.

"El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas ha dispuesto que el Comando Especial del valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM) intensifique las operaciones y acciones de persecución para la captura de estos delincuentes terroristas", detalló el documento.

El VRAEM es una amplia zona selvática que abarca la selva sudeste y central del país, la mayor cuenca de producción de hojas de coca, donde operan columnas consideradas remanentes de la guerrilla maoísta Sendero Luminoso que actúa en alianza con bandas de narcotraficantes.

El ataque se produjo durante la madrugada de este sábado por medio de explosivos y disparos, según reportes de medios de prensa que dieron cuenta además de una gran movilización militar en la zona.

"El aeródromo de Kiteni se encuentra actualmente cercado por tropas del ejército", informó a la radio RPP la concejal del distrito de Kiteni Elena Asparza.

Por sus características boscosas, el VRAEM es frecuentemente escenario de ataques y emboscadas contra patrullas militares de parte de Sendero Luminoso, que se ha desplazado a la provincia de La Convención.

En esa zona un soldado murió y otros tres resultaron heridos en incursiones senderistas el 7 y 26 de setiembre. A mediados de agosto cinco soldados perecieron en un ataque a la base militar de Mazángaro, en la selva central peruana.