Habrá acuerdo sobre control de armas en EE.UU.

Todas las verificaciones de antecedentes se llevarán a cabo por comerciantes con licencia federal de armas de fuego.

Barack Obama. /EFE
Barack Obama. /EFE

"Esta no es mi ley, y hay aspectos del acuerdo que preferiría que fueran más estrictos. Pero el acuerdo representa un progreso bipartidista bienvenido e importante. Muestra que hay gente buena en ambos lados de este asunto, y que aunque no tenemos que estar de acuerdo en todo, sabemos que tenemos que hacer algo para detener la ola de violencia armada". Así dice un comunicado enviado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a los senadores Pat Toomey y Joe Manchin, quienes anunciaron este miércoles un acuerdo bipartidista para reforzar el control de antecedentes en todas las ventas comerciales de armas con el fin de reducir la violencia armada en el país.

La propuesta de Toomey, republicano, y Manchin, demócrata, tiene el apoyo suficiente para ser aprobada tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes, según dijeron los legisladores. "Hay un número sustancial de republicanos en la Cámara que apoyan nuestra propuesta", dijo Toomey ante los periodistas. Obama, en su comunicado, felicitó a ambos senadores "por su liderazgo en forjar un acuerdo bipartidista de sentido común en torno a las verificaciones de antecedentes", pues harán que las personas peligrosas tengan más dificultades para acceder a las armas.

De ser aprobado el acuerdo, se convertirá en una enmienda a la actual legislación sobre armas. El pacto prevé un control de antecedentes más estricto que el actual, pero menos duro que lo originalmente solicitado por Obama y los demócratas del Congreso, que trataban de que fueran obligatorias las revisiones para casi todo tipo de ventas. Bajo los términos del acuerdo alcanzado por los senadores todas las verificaciones de antecedentes se llevarán a cabo por comerciantes con licencia federal de armas de fuego, que deberán verificar la validez de la licencia de armas de un comprador y comprobar su registro. También se solicitará un registro de las compras realizadas en las ferias de armas. Además, la propuesta establece la creación de una comisión bipartidista para estudiar los casos de matanzas por violencia armada y presentar al Congreso propuestas legislativas que puedan hacer frente a este tipo de incidentes.

Según Manchin, la propuesta prevé también incrementar la financiación para la seguridad en las escuelas e imponer más restricciones al tráfico de armas. "Tenemos una cultura de la violencia y toda una generación que fundamentalmente se ha desensibilizado. Tenemos que encontrar la manera de cambiar esto", agregó.

Desde la masacre de Newtown, ocurrida el 14 de diciembre del año pasado cuando un joven de 20 años que tenía en casa un arsenal adquirido por su madre (quien fue la primera de sus víctimas fatales) mató a 28 personas –entre estas 20 niños-, despertó una conmoción inédita en los estadounidenses, mayor a las surgidas después de las muchas tragedias similares que ya había vivido el país por causa de la venta descontrolada de armas. Esto hizo que Obama pusiera el control a la venta de armas como un tema prioritario de su agenda. Sin embargo, la oposición del partido republicano y la multimillonaria Asociación Nacional del Rifle han puesto trabas a regular el jugoso negocio de las armas.

"Esta enmienda no aliviará el dolor de las familias que perdieron a sus hijos en ese día horrible … Pero nadie, ni uno de nosotros en este gran Capitolio (...) con buena conciencia puede sentarse y no tratar de prevenir que otro día como aquel vuelva a suceder", dijo Manchin en referencia a los fallecidos en la escuela de Sandy Hook por los disparos de Adam Lanza.

Temas relacionados
últimas noticias