Hamás promete venganza y afirma que asesinatos a líderes aumentan su determinación

La tensión ha aumentado en la franja de Gaza tras la muerte de líderes del grupo islamista pro bombardeos israelíes.

En la imagen el traslado de uno de los cuerpos de los tres líderes militares de Hamás.AFP

 Las "Brigadas Azedim al Kasem", brazo armado de Hamás, prometieron vengar la muerte de tres de sus comandantes, alcanzados esta madrugada por disparos de la aviación de guerra israelí contra un edificio de la ciudad de Rafah, en el sur de Gaza.

En un comunicado difundido a través de la página web, la milicia palestina asegura que Israel "pagará un enorme precio por el asesinato" de Muhamad Abu Shamala, Raed al-Attar, Mohamad Barhum y otras cinco personas.

"Israel pagará un cuantioso precio (por esta acción) y por los crímenes que perpetra sobre el pueblo palestino. Este tipo de acciones lo único que hacen es fortalecer nuestra determinación a seguir luchando", subrayó.

La acción fue confirmada este jueves por el Ejército israelí y aplaudida por el primer ministro, Benjamin Netanyahu, quien felicitó a los servicios secretos internos (Shin Bet) y a las propias Fuerzas Armadas.

En declaraciones divulgadas por la prensa local, el jefe del Gobierno insistió, asimismo, en que la ofensiva contra la Franja -en la que han muerto ya cerca de 2.050 palestinos, en su mayoría civiles- proseguirá "hasta que Israel alcance sus objetivos de seguridad".

"La extraordinaria información de Inteligencia del Shin Bet, junto a la precisa acción de las Fuerzas Armadas nos ha permitido realizar esta operación para golpear a los líderes de Hamás que planeaban ataques contra ciudadanos israelíes", afirmó.

"El trabajo conjunto del Shin Bet y el Ejército constituye un importante hito para la seguridad de Israel. La operación proseguirá hasta que logremos nuestro objetivo, restaurarla para un largo periodo de tiempo", subrayó.

Los tres comandantes murieron tras disparar la aviación de guerra israelí una decena de misiles sobre una vivienda de la ciudad de Rafah, vecina a la frontera con Egipto, en la que descansaban, informaron a Efe testigos.

Según su relato, los cuerpos de Shamala y al-Attar fueron trasladados al hospital de Abu Yusef Al-Najar tras ser rescatados de entre los escombros de un inmueble de tres plantas.

Ambos eran objetivos prioritarios de Israel, en especial Shamala, al que los servicios de inteligencia internos israelíes relacionaban con la captura en 2006 del soldado israelí Gilad Shalit en la operación "Kerem Shalom".

Shalit estuvo cinco años en poder de las milicias palestinas, hasta que fue liberado en un intercambio con prisioneros, algunos de los cuales Israel volvió a encarcelar el pasado junio.

El Ejército israelí confirmó horas después la muerte en el mismo ataque de Mohamad Barhum, al que se consideraba una de los responsables de la logística y entrada de armas en la Franja, así como recaudador de fondos en Siria. En el bombardeo, otros cinco civiles murieron y al menos cuarenta personas resultaron heridas.

Según la prensa israelí, los servicios secretos creían que la unidad encabezada por al-Attar fue la que lanzó el ataque contra un blindado semanas atrás que acabó con la vida del teniente Hadar Goldin y de sus seis compañeros.

El cadáver de Goldin no pudo ser rescatado y el Ejército cree que está en poder de las milicias.

Además, otros tres palestinos fallecieron durante los renovados bombardeos sobre la Franja, que este miércoles tuvieron como objetivo frustrado al principal líder militar del movimiento, Mohamad al Deif.

Al Deif sobrevivió al ataque contra su domicilio del barrio de Sheij Radwan, en Ciudad de Gaza, en el que perecieron su esposa y uno de sus hijos, Ali, de siete meses.

Desde que el martes se rompiera el cuarto alto el fuego, 51 palestinos, en su mayoría civiles, han muerto en ataques de las Fuerzas Armadas israelíes, según cifras oficiales.

 

últimas noticias

Viktor Orban, el nuevo amigo de Donald Trump

El judío que le enseñó oratoria a Hitler