Hillary Clinton obtuvo dos millones de votos más que Donald Trump

La diferencia de votos entre los dos candidatos presidenciales es mucho más amplia de la que se dijo inicialmente. La demócrata habría arrasado si en EE.UU. ganara quien obtiene el voto popular. Crece el debate por la reforma del sistema electoral.

La excandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton. AFP

La excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton obtiene una ventaja de más dos millones de votos sobre el presidente electo Donald Trump en la votación a nivel nacional de las elecciones del 8 de noviembre, según un reporte de este miércoles de Cook Political.

La demócrata supera a Trump por 1,5% de los votos a nivel nacional, aunque esta ventaja no implica ningún cambio del resultado de la elección, pues el comicio presidencial en Estados Unidos es indirecto y el magnate inmobiliario obtuvo un mayor número de grandes electores en el Colegio Electoral.

Pero la exsecretaria de Estado sigue aumentando la diferencia a su favor en la votación a nivel nacional.

Clinton acumula 64.227.373 papeletas frente a 62.212.752 de Trump, según un reporte de Cook Political en base al último conteo.

Es la segunda vez en el siglo XXI que un candidato demócrata obtiene más votos a nivel nacional, pero pierde la elección presidencial frente a un republicano.

En los comicios de 2000, el vicepresidente Al Gore fue derrotado por el republicano George W. Bush pese a que obtuvo cerca de 544.000 votos más que su rival.

Ante el apretado resultado, la Corte Suprema decidió finalmente la elección, que ganó Bush al obtener más votos de grandes electorales en el disputado estado de Florida.

Más dudas sobre el sistema

Clinton podría superar los 65 millones de votos (ahora tiene 64.227.373 y subiendo), es decir, que se acercaría mucho a la cifra con que ganó Barack Obama (65.900.000) y estaría muy por encima de la de George W. Bush, quien ganó en con 62.040.000.

En el siglo XIX ya había pasado en tres oportunidades una situación parecida, aunque no con una votación tan amplia. El presidente John Quincy Adamsganó las elecciones en 1824 pese a que su rival Andrew Jackson sacó 38.221votos más. Más de cincuenta años después, en 1876, Rutherford Hayes llegó a la Casa Blanca pese a perder en voto popular contra Samuel Tilden por 252.666 votos. Y doce años más tarde, en 1888, Benjamin Harrison salió victorioso en detrimento de Grover Cleveland, que le aventajó en 94.530 votos.

Para ganar las elecciones en Estados Unidos no es necesario ganar el voto popular. El sistema establece que debe ganar el Colegio Electoral, compuesto por 538 votantes de todos los estados. Donald Trump obtuvo 316 votos electorales frente a 232 de Clinton. En 13 de los estados más disputados el republicano sacó 856..941 votos más y por eso se los llevó (Florida, Arizona, Colorado, Iowa, Ohio, Michigan, New Hampshire, Maine, Minnesota, Nevada, Carolina del Norte, Wisconsin y Pensilvania).

El cineasta Michael Moore pidió a la gente movilizarse para cambiar el sistema electoral. El propio Trump criticó que no sea el voto popular el que eliga al presidente y, hace unas semanas, La senadora demócrata Barbara Boxer introdujo un proyecto de ley para enmendar la Constitución de EE.UU. y modificar su sistema electoral para que el ganador del voto popular en comicios futuros sea quien llegue a la Casa Blanca.