La historia de la reportera gráfica que conquistó a Spielberg

La vida de Lynsey Addario, quien ha colaborado para medios como Time o The New York Times, será llevada al cine.

Tiene apenas 41 años y se ha salvado de morir cuatro veces. En medio de tiroteos, secuestrada por rebeldes árabes, mientras cubría un levantamiento en la Libia de Gadafi. Se llama Lynsey Addario y desde hace 15 años se metió de lleno en el cubrimiento de distintas guerras en el mundo como colaboradora de medios como Time o The New York Times.

Su autobiografía “It’s what i do” (Qué es lo que hago) llamó tanto la atención de la industria del cine que el conocido cineasta Steven Spielberg ya compró los derechos del libro y se dispone a hacer un film sobre su vida.

Así lo reportó el diario El Mundo de España en un extenso reportaje en el que logró dialogar con Addario. ¿Cuántas veces ha sentido que su vida corría serio peligro?, preguntó el diario. “En cuatro ocasiones. Primera, cuando fui secuestrada en Gharma, un pueblo en las afueras de Faluya (Irak) en 2004. Segunda, cuando estuve empotrada con la 173 división aerotransportada en el valle de Korengal, en Afganistán, y sufrimos una emboscada talibán en octubre de 2007.

Tercera, después de sobrevivir a un accidente de automóvil mientras cubría la invasión del valle del Swat en Pakistán en 2009, mi conductor se quedó dormido al volante, mientras que conducía por la carretera entre Peshawar a Islamabad. Mi conductor murió. Estuve inconsciente durante algún tiempo y alguien me sacó del coche (no me acuerdo, pero me lo dijo un médico que me atendió). Cuarta: en 2011, cuando me capturaron como rehén junto a otros compañeros las fuerzas leales a Gadafi mientras cubría el levantamiento en Libia. Nos ataron, nos vendaron los ojos, nos golpearon y nos torturaron simulando varias veces que nos ejecutaban”.

Según reportó el diario español, la autobiografía de Addario, que será publicada en España en los próximos días, dejó tan conmocionado cineasta norteamericano que ya prepara su próximo filme con la historia de la curtida fotógrafa.

Su vida será interpretada por la ganadora del Oscar Jennifer Lawrence, conocida, entre otras, por la película Los juegos del hambre. Addario es sin duda una de las reporteras gráficas más respetadas en el cubrimiento de guerras como la de Irak, Afganistán y el Medio Oriente, así como conflictos olvidados en el Congo (África). Ahora su vida de película será llevada a la gran pantalla.

“Durante muchos años yo no he tenido una vida personal. Lo intenté, pero fallé miserablemente en la búsqueda de relaciones saludables, porque la vida de un reportero gráfico que trabaja en zonas de conflicto o en lugares remotos conlleva este tipo de dificultades. Mi motivación por el trabajo hacía que estuviera de viaje unos 280 días al año, desde hace casi 10 años consecutivos. He ralentizado un poco desde que tuve a mi hijo Lukas, pero todavía viajo alrededor de dos semanas de cada mes. Es un equilibrio difícil de tratar de lograr”, confesó la reportera gráfica.

El episodio de su secuestro en Libia hizo que empezara a tomar más precauciones en el desarrollo de su trabajo. Según le contó a El Mundo, “después de que me secuestraron soy más cautelosa. Nuestro conductor fue asesinado ese día (o eso supongo, porque nunca nadie lo vio con vida después) y nosotros fuimos responsables de su muerte, ya sea directa o indirectamente. He perdido muchos amigos y colegas en los últimos cinco años, y lo que nos pasó en Libia fue una de las muchas experiencias traumáticas que todos experimentamos en nuestra comunidad. Ahora soy consciente de mi vulnerabilidad y mi propia mortalidad. Siento que necesito seguir con vida por mi hijo”.

Addario relató que la vida de un fotógrafo de guerra es tremendamente competitiva, que requiere de una gran capacidad de adaptación para buscar historias y está llena de “complicaciones financieras”. Es apenas obvio.

Un ritmo de trabajo tan absorbente que borra las líneas de la propia vida personal. Para ella, sin embargo, a pesar de los riesgos, las balas, los secuestros, el conflicto mismo que entraña la muerte muy de cerca, su trabajo termina siendo un privilegio. Su fascinante historia será llevada al cine.

 

Lea el artículo completo aquí.