Histórico encuentro de las familias de Corea tras 60 años de ausencia

Este jueves se produjo la cita entre 82 de las cientos de miles de familias que fueron separadas en medio de la guerra de Corea, cuando la península fue dividida en Norte y Sur.

EFE

Dos de ellos llegaron en ambulancias, otros tantos en silla de ruedas, la cita no podía incumplirse. Por más de 60 años miles de familias habían estado esperando la oportunidad que este jueves solo cerca de 82 ancianos tuvieron, después de que la guerra, que terminó en 1953, dividiera la península coreana en Norte y Sur y separara a miles de familias. (Vea en imágenes el memorable encuentro entre las familias separadas por la guerra de Corea)

Todos, con más de 80 años, tenían miles de temores. No sabrían si reconocerían a sus familiares, o si quizá estarían vivos. "Me pregunto si podré reconocerla inmediatamente (…) creo que cuando vea su rostro, no lo podré creer”, señaló Kim Dong-Bin, poco antes de reencontrarse con su hermana mayor, en todo caso, sabía que era afortunado pues tendría la oportunidad que casi 130 mil personas solicitaron en esta ocasión.

Desde 2010 no se presenciaba un acto así, el año pasado debía ocurrir pero las tensiones entre las penínsulas no permitieron que ninguno de los solicitantes, después de más 60 años de distancia, se reencontraran. El temor de que ocurriera lo mismo esta vez era latente, pero pese a la negativa de la exigencia por parte de Corea del Norte de que se anularan las maniobras militares conjuntas de Estados Unidos con su vecino del sur, la cita por fin fue un hecho.

Una primera reunión colectiva fue posible en el salón principal del resort del monte norcoreano Kumgang, fue lugar de llanto, abrazos, decepciones y alegrías. Luego una cena preparada por los anfitriones norcoreanos, allí historias, protocolo y más llanto. Pero solo hasta este viernes todos tendrán la oportunidad de encontrarse a solas, dos días más para reponer décadas de ausencia y nuevamente decirse adiós, el próximo domingo será el turno de otros 82 afortunados que verán a sus familias de nuevo.

Más de 57 mil de las 125 mil personas que desde 1988 solicitaron un encuentro como el de este jueves han fallecido en la espera, otro tanto, con el peso de los años, ya no tiene las fuerzas para desplazarse y ver a sus familiares.

Un sorteo electrónico dio la oportunidad a ancianos como Kim Se-Rin, de 85 años de edad. Su familia del sur llena de regalos, fotografías e incluso medicamentos y comida instantánea aguardaban a su salida, según ellos, "son cosas difíciles de encontrar en Corea del Norte".

Si bien la alegría fue latente, historias como las de Choi Nam-soon empañaron el día. Sus 82 años no fueron un impedimento para asistir al histórico encuentro con sus hermanos, sin embargo, cuando ocurrió, las historias, nombres y anécdotas no coincidían. No eran ellos, se trataba de personas desconocidas que también iban en busca de otro hombre. La crueldad de la guerra.

De ahí la esperanza de muchos, también de los jóvenes, de que este histórico encuentro sea el inicio de una etapa de reconciliación entre las dos coreas que por años han mantenido la tensión, de que sea el fin real de una guerra que marcó vidas como las de Choi Pyeong-kwan, quien solo era un niño para esos días y tuvo que formar una nueva familia después de que su padre fuera reclutado a la fuerza por el ejército de Corea del Norte.

Mientras que los solicitantes del reencuentro que no tuvieron suerte esta vez esperan una próxima oportunidad y, quizás, estar vivos para entonces, los que hoy la tienen saben que posiblemente no volverán a ver a su familia nuevamente. "Ésta será nuestra primera y última reunión", apuntó la anciana Kim Dong-Nin.

Temas relacionados
últimas noticias