Hizbulá incrementa su actividad terrorista

De la mano con Irán, el grupo chií libanés ha incursionado en defensa del régimen de Bashar Al Asad en Siria.

Soldados sirios patrullan en el aeropuerto militar de Al-Dabaa, cerca de Al-Qusayr, en la provincia de Homs (Siria)./EFE
Soldados sirios patrullan en el aeropuerto militar de Al-Dabaa, cerca de Al-Qusayr, en la provincia de Homs (Siria)./EFE

El informe anual de terrorismo revelado este jueves por el Departamento de Estado estadounidense indica que la actividad terrorista de Irán y Hizbolá ha alcanzado un ritmo inédito desde la década de 1990, con ataques repartidos en el sudeste asiático, Europa y África.

Irán es considerado por EE.UU. un país patrocinador del terrorismo desde 1984. El informe de este año destaca un incremento en la actividad terrorista por parte de la nación persa, orquestada por su Guardia Revolucionaria, su Ministerio de Inteligencia y Seguridad (MOIS) y su aliado en el Líbano, Hizbolá. El documento señala que el aumento de la amenaza terrorista iraní se dio en 2012 con "ataques" o intentos de atentado en India, Tailandia, Georgia y Kenia; y proporcionó "apoyo financiero, material y logístico" a grupos de Oriente Medio y Asia Central.

El informe también acusa a Irán de facilitar "extenso entrenamiento, fondos y armas para ayudar al Gobierno de Bashar al Asad" en Siria y de proporcionar los mismos recursos a Hamás (el partido político y milicia que gobierna en la Franja de Gaza) y otros grupos palestinos, además de a grupos militantes chiíes en Irak.

Además, Estados Unidos advierte que Irán continuó tratando de expandir su presencia y sus relaciones bilaterales en América Latina y destaca las visitas que realizó el presidente Mahmud Ahmadineyad durante 2012 a Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela. No obstante, el informe no identifica células operativas conocidas de Al Qaeda o Hizbolá en el continente americano, aunque asegura que simpatizantes ideológicos de ambas organizaciones en América del Sur y el Caribe les siguieron prestando apoyo financiero e ideológico, así como a otros grupos terroristas en Oriente Medio y el Sur de Asia.

Pero el punto clave del informe es sobre la relación entre Irán y Hizbolá, que es uno de los factores de violencia en la guerra que vive Siria desde marzo de 2011. Hizbolá es una fuerza política con un brazo armado, que fue fundada por Irán en 1982 como un movimiento de resistencia a la ocupación israelí , y ahora controla el sur del Líbano. El informe de Washington dice que el gobierno de los ayatolas "ha proporcionado cientos de millones de dólares en apoyo" del grupo chií Hizbolá y ha entrenado a "miles" de combatientes de esa organización en campos en Irán, en "directa violación" de la resolución 1701 de la ONU.

La Unión Europea decidirá en las próximas semanas si ingresar en su lista de terrorismo a Hizbulá. El jeque Naim, secretario general adjunto del grupo chií libanés, ha señalado que esas intenciones de Europa “no afectan ni preocupan” a la milicia, pero también ha dicho que se trataría de un “gran error” por parte del máximo organismo regional del viejo continente.