Hombre enfrenta cadena perpetua por matar a pandillero en la cárcel

La defensa del reo declaró que la muerte se presentó en un caso de defensa propia.

Un hispano enfrenta una sentencia de cadena perpetua tras ser declarado culpable este martes del asesinato de un jefe de la pandilla denominada Mafia Mexicana entonces detenido en una cárcel de máxima seguridad en el sur de Colorado (EE.UU.).

Este martes, un jurado federal en Denver encontró culpable a Silvestre "Chikali" Mayorqui Rivera, previamente convicto por robos de bancos en varios estados, de la muerte de Manuel "Tati" Torrez ocurrida el 21 de abril de 2005 en la cárcel ADX en la localidad de Florence.

El abogado defensor de Mayorqui Rivera, David Lane, indicó hoy a medios locales que apelará la decisión debido a que, en su opinión, su cliente no fue el protagonista principal de los hechos y que se trató de un caso de defensa propia, de "matar para no ser muerto".

Poco antes de iniciarse el juicio hace dos semanas, Lane dijo en rueda de prensa que Mayorqui Rivera no actuó con premeditación, sino que fue parte de "una batalla brutal" dentro de una sala de ejercicios en ADX, que obligó a su defendido y a otro preso, Richard "Chuco" Santiago, a defenderse de los ataques de Torrez, quien tenía 63 años.

Según Lane, Torrez había amenazado de muerte a quienes luego lo asesinaron.

La Fiscalía, sin embargo, argumentó que Mayorqui Rivera y Santiago planearon el asesinato de Torrez por una disputa territorial e influencia en el establecimiento penitenciario.

En declaraciones preparadas, el fiscal federal John Walsh afirmó que se sentía satisfecho por la decisión del jurado porque "reafirma el imperio de la ley y rechaza el imperio de la violencia, incluso dentro de las cárceles".

Durante el juicio, se reveló que Mayorqui Rivera habría pateado y golpeado a Torrez hasta quitarle la vida. Sin embargo, aún se considera que fue Santiago quien cometió el crimen.

Mayorqui Rivera había pedido ser juzgado junto con Santiago, pero el juez a cargo del caso, Robert E. Blackburn, negó esa petición e indicó que no existe ningún derecho constitucional para que todos los acusados de un mismo crimen sean juzgados juntos.

Torrez había sido trasladado desde una cárcel en California a ADX para completar una sentencia de 160 meses por actividades criminales relacionadas con la Mafia Mexicana, pandilla que opera en las cárceles del denominado Estado Dorado y controla la distribución y venta de narcóticos en esa región.

Reportes periodísticos de 2005 afirman que Torrez era probablemente un informante de la Policía.

Aún no se ha fijado la fecha para el juicio de Santiago, aunque se anticipa que en ese caso la Fiscalía pedirá la pena de muerte.

Temas relacionados