Nace plataforma para seguir el pulso al asesinato de líderes sociales y el futuro de excombatientes

hace 17 mins

Hombre que intentó asesinar al presidente Ronald Reagan recuperará su libertad

John W. Hinckley Jr. pasó más de 30 años en un hospital psiquiátrico. Saldrá el próximo 5 de agosto.

Hinckley intentó asesinar al presidente Reagan a la salida del hotel Hilton de Washington el 30 de marzo de 1981 e hirió a otras tres personas. / Imagen del atentado y el mandatario estadounidense.Archivo EFE

El hombre que intentó asesinar al presidente estadounidense Ronald Reagan en 1981 será puesto en libertad tras haber pasado más de treinta años en un hospital psiquiátrico, pero la justicia puso condiciones muy estrictas para ello.

"John W. Hinckley Jr. está autorizado para residir a tiempo completo en Williamsburg, Virginia, en el marco de una liberación en convalecencia, que comenzará recién el 5 de agosto de 2016", ordenó el miércoles el juez Paul Friedman de un tribunal federal de Washington, según documentos judiciales obtenidos por la AFP.

El magistrado consideró que ya no constituía una amenaza para sí mismo ni para otros. Podrá vivir, pues, con su madre de 90 años y en una "comunidad cerrada", un barrio residencial de acceso público restringido, en Virginia.

Hinckley, que ahora tiene 61 años, intentó asesinar a Reagan a la salida del hotel Hilton de Washington el 30 de marzo de 1981 e hirió a otras tres personas, entre ellas James Brady, entonces portavoz de la Casa Blanca.

Ronald Reagan no fue alcanzado directamente por los disparos, pero uno de ellos rebotó en la limusina presidencial blindada y le rozó el pecho. La bala pasó muy cerca del corazón. El agresor dijo durante su proceso de dos meses que con su ataque quería impresionar a la actriz Jodie Foster, a la que había visto en el film "Taxi driver".

Hinckley está internado en el hospital psiquiátrico St. Elizabeth's, en la capital federal, desde hace más de treinta años.

En abril de 2015 su psiquiatra, Deborah Giorgi-Guarnieri, aseguró durante una audiencia judicial que su paciente estaba en condiciones "de salir (...) y que no supone un peligro" para la sociedad.

Durante su juicio en 1982 fue declarado no culpable, por ser penalmente irresponsable, y fue internado en el hospital St. Elizabeth. El año pasado obtuvo, con condiciones, el derecho de salir 17 días al mes para visitar a su madre en Williamsburg, Virginia, a unos 240 km al sur de la capital federal.