Hospitales de MSF, blanco de bombardeos una vez por semana en Siria

Médicos Sin Fronteras explicó que durante 2015 un total de "63 estructuras médicas" fueron atacadas en 94 incidentes separados.

Archivo EFE

Los hospitales y centros de salud apoyados por Médicos Sin Fronteras (MSF) en Siria fueron blanco de bombardeos o fuego de artillería una media de una vez a la semana en 2015, denunció la ONG en un informe.

En el documento, MSF explicó que durante el año pasado un total de "63 estructuras médicas" respaldadas por esta organización fueron atacadas en 94 incidentes separados, en los que 23 trabajadores sanitarios sirios murieron y 58 resultaron heridos.

Como consecuencia de esos bombardeos, doce instalaciones resultaron completamente destruidas el año pasado. Además, desde inicios de 2016, seis centros sanitarios apoyados por MSF han sido objetivo de siete ataques.

En su nota, el grupo lamentó que actualmente cuatro de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU -EEUU, Rusia, Francia y el Reino Unido-, estén bombardeando el país árabe y que "no estén asumiendo las responsabilidades de los compromisos que adquirieron en las múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad".

Por otro lado, MSF subrayó que en 2015 un total de 154.647 heridos de guerra y 7.009 muertos a causa del conflicto fueron atendidos en los hospitales a los que apoya.

De esas víctimas, entre el 30 y el 40 por ciento eran mujeres o menores de edad.

La presidenta internacional de MSF, Joanne Liu, afirmó que "el número tan alto de mujeres y niños heridos, más de 900 cada semana, deja fuera de toda duda que zonas e infraestructuras civiles han sido blanco de ataques indiscriminados o expresamente dirigidos contra ellas a lo largo de las campañas militares de 2015".

El texto agrega que el caso más extremo y que más atención ha recibido en el último año ha sido el de la población de Madaya, al noroeste de Damasco, donde al menos 49 personas han fallecido por inanición.

No obstante, MSF advirtió de que el problema es aún mayor porque unos 2 millones de personas residen en áreas asediadas en Siria a las que no se permite el acceso a los servicios médicos y desde donde no se pueden llevar a cabo evacuaciones.

En su documento, MSF instó a las partes en conflicto a que respeten el derecho internacional humanitario y pidió de forma urgente el cese de los ataques contra los civiles y las infraestructuras.

Asimismo, exigió el pleno acceso humanitario a todas las áreas sitiadas y que los cuatro miembros del Consejo de Seguridad participantes en la contienda respeten sus propias resoluciones.

De forma específica, MSF solicitó que se garantice la protección y el respeto de la misión médica, que acaben los ataques a hospitales y centros de salud y que cesen las agresiones contra el personal médico y los equipos de emergencia.

La organización humanitaria ha emitido este informe con motivo del quinto aniversario del inicio del conflicto en el territorio sirio el próximo día 15.

Según MSF, después de estos cinco años, la infraestructura sanitaria de Siria ha quedado diezmada con el cierre o destrucción de un gran número de centros médicos y muchos trabajadores sanitarios heridos, muertos o huidos.

Además, los suministros a los centros que permanecen abiertos se han reducido estrictamente al mínimo, como resultado de los asedios y las restricciones rigurosas que el Gobierno sirio ha impuesto sobre los medicamentos y el material de la atención quirúrgica y de urgencias.

Temas relacionados