Iglesias buscan relanzar tregua entre pandillas en El Salvador

El pacto entre pandillas vive "un momento de estancamiento e incertidumbre".

La tregua entre pandillas vigente por dos años en El Salvador entró en una etapa de estancamiento, agravada por un repunte de homicidios, y por ello varias iglesias buscarán relanzar el proceso, señaló uno de los mediadores este miércoles.

El pacto entre pandillas que se inició el 9 de marzo de 2012, vive "un momento de estancamiento e incertidumbre", por la falta de apoyo del ministerio de Justicia y Seguridad Pública, aseguró a la AFP el excomandante guerrillero Raúl Mijango, quien adelantó que se pretende reflotarlo.

"Lo que buscamos es un gran diálogo nacional en el que cada quien asuma su rol y su responsabilidad porque de lo que se trata es de resolver el problema", resumió Mijango.

Tanto Mijango como el vicario castrense, Fabio Colindres, figuran como los facilitadores de este proceso, que es observado por la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Estamos profundamente preocupados. La falta de comunicación entre las pandillas y las prácticas de mano dura desde las autoridades hacia las pandillas ha desencadenado un nivel de violencia que marca el deterioro del proceso", destacó Mijango.

Para el mediador, la ruta de violencia en la que se entró en los últimos meses "en lo absoluto le conviene al país".

En ese sentido, adelantó que después de la Semana Santa la denominada "Iniciativa Pastoral por la Vida y por la Paz", impulsada por diferentes iglesias, presentarán una propuesta de relanzamiento del proceso para que las tomen en cuenta las nuevas autoridades que se instalarán el 1 de junio próximo con el presidente Salvador Sánchez Cerén.

Mijango explicó que para revertir el clima de violencia el relanzamiento contemplará tres mecanismos de diálogo: uno entre las pandilas, otro entre pandillas y la sociedad civil, y un tercero entre la sociedad civil y el Estado.

 

Pandillas atacan policías

Ante un combate sostenido de la policía a homicidios, extorsiones y otros delitos, las pandillas han reaccionado con ataques sorpresa con fusiles de asalto M-16 a instalaciones del cuerpo de seguridad.

El ministerio de Justicia y Seguridad Pública aseguró en un comunicado que pese a la tregua, las pandillas, conocidas como 'maras', han aumentado su violencia y han adquirido más armamento de uso exclusivo militar.

"La Policía Nacional Civil (PNC) cuenta con información y evidencias de que las pandillas han aumentado su actividad delictiva, se han expandido en organización y presencia en el territorio" y de paso se han "involucrado en mayor actividad con el narcotráfico", consignó el informe de la cartera de Justicia y Seguridad.

Según las autoridades, "existen lineamientos" de las pandillas para que sus miembros ataquen "directamente a policías, militares y empleados públicos".

Desde el 1 de noviembre pasado, enfrentamientos entre maras y la Policía ha dejado 26 pandilleros y unos siete agentes muertos, lo cual "es preocupante porque ha llevado a un nivel del enfrentamiento que antes no teníamos", comentó Mijango.

El último caso de ataques a policías ocurrió el lunes, con el saldo de un agente muerto, al cual pandilleros le dispararon en Aguilares, 33 km al norte de San Salvador.

El subdirector de la PNC, Mauricio Ramírez, advirtió que las "organizaciones que tienen como objetivo atacar a los miembros de la policía van a ser perseguidas como organización terrorista".

Ante estos atentados, el fiscal general Luis Martínez anunció que aplicará a los pandilleros la Ley Especial contra Actos de Terrorismo que contempla penas hasta de 70 años de cárcel.

Con la tregua, los homicidios bajaron de 14 a cuatro o cinco por día en 2012, pero en 2013 el promedio diario osciló entre seis y siete entre enero y marzo, según cifras del (forense) Instituto de Medicina Legal.

Entre enero y marzo pasados se registraron 794 asesinatos, cuando en igual período de 2013 se contabilizaron 551, con lo cual el promedio de homicidios alcanzó 8,9 por día.

En las cárceles del país hay unos 10.000 pandilleros recluidos, pero en las calles se estima que circulan libremente otros 50.000, de acuerdo a cifras oficiales. 

Temas relacionados
últimas noticias