Incautación de armamento de ETA en Francia es la "más importante desde 2004"

El ministro del Interior español, Jorge Fernández, considera que la organización criminal se quedó "sin material para cometer eventuales atentados" y por eso la llama a disolverse. En 2011 ETA enunció a la lucha armada pero no quiso entregar las armas.

Archivo

El ministro español de Interior, Jorge Fernández Díaz, indicó este jueves que el arsenal incautado la víspera a la organización separatista vasca ETA en Francia es el "más importante desde 2004", con un total de 145 armas cortas. (Lea: ETA, en busca de un acuerdo de paz como el colombiano)

Para el ministro español, esta operación es más importante si cabe, si se tiene en cuenta que "el 'stock' de armamento del que podía disponer ETA antes de esta incautación era de entre dos y tres toneladas de explosivos, munición de diversos calibres y entre 200 y 300 armas, entre armas cortas y armas largas".

La policía francesa halló el miércoles por la mañana en la localidad francesa de Carlepont (norte) un escondite de armas de la organización separatista armada, en el marco de una investigación conjunta entre Francia y España. (Lea: Una casa rural, escenario del descabezamiento de ETA en Francia)

Jorge Fernández Díaz, quien precisó que conocían este depósito "desde hace tiempo", señaló que la marca de las armas hace pensar que forman parte "del robo que se produjo en 2006, hace 10 años, en Vauvert (sureste de Francia)".

"Lo que tiene que hacer [ETA] es entregar las armas (...) y anunciar su disolución. Si no entregan las armas, las estamos cogiendo nosotros", subrayó el ministro, para quien "con la incautación de estos zulos, se quedan además sin material para cometer eventuales atentados".

Fernández Díaz, que realizó estas declaraciones a su llegada a una reunión de responsables europeos del ramo en Luxemburgo, aseguró que si ETA se disuelve, España cambiará su política penitenciaria "de dispersión" de los presos por cárceles españolas fuera de las regiones del País Vasco y Navarra.

La organización armada vasca, a la que considera responsable de la muerte de 829 personas en más de 40 años, renunció a la lucha armada en octubre de 2011 pero se niega a entregar las armas y a disolverse.

En octubre de 2004, la policía francesa se incautó de un importante arsenal de la banda en el suroeste de Francia, en una operación en la que se detuvo además a su entonces máximo dirigente Mikel Antza en Salies de Béarn.

Temas relacionados
últimas noticias