La incógnita del 10 de enero

Existen serias dudas de que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pueda renovar su mandato en poco más de tres semanas.

Las plegaras por   Chávez se extienden por varios países. Una niña pone flores a su fotografía en Managua (Nicaragua).  / AFP
Las plegaras por Chávez se extienden por varios países. Una niña pone flores a su fotografía en Managua (Nicaragua). / AFP

Las versiones oficiales y las no oficiales sobre la salud de presidente Hugo Chávez continúan con su sus amplias diferencias. El último parte del gobierno, entregado por el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, sostiene que el presidente padece actualmente una infección respiratoria, descrita como una consecuencia normal de una cirugía complicada, pero se encuentra estable.

La cirugía de la que habló el ministro Villegas fue practicada en La Habana el 11 de diciembre, cuando una recaída en el cáncer del mandatario obligó a una intervención en su columna. Los detalles de la operación vinieron de fuentes distintas: se le extrajeron dos vértebras que presentaban efectos de metástasis y se reemplazaron con implantes de hueso de la pelvis y tornillos.

Una cirugía complicada, como aseguró Villegas. Una operación que tardó seis horas, según dice el médico venezolano José Rafael Marquina. Él ha sido uno de los principales, quizá el de mayor importancia, informantes sobre la salud de Hugo Chávez. Nunca ha revelado sus fuentes, pero ha insinuado que se encuentran en el círculo íntimo del presidente y los datos por él entregados y posteriormente confirmados lo han dotado de credibilidad. Esas voces que le hablan en privado y bajo confidencialidad le han contado en los últimos días que el pronóstico de salud es preocupante. Marquina, en un diálogo anterior con El Espectador, aseguró que tras la cirugía el jefe de Estado presentó un cuadro de septicemia (infección generalizada) difícil de combatir, debido a que el tratamiento contra el cáncer mantiene debilitado el sistema inmunológico del paciente.

De acuerdo con esta versión, desde que se presentó la infección, menos de dos días después de la cirugía, Chávez fue sometido a ventilación mecánica, una medida que se mantiene hasta hoy.

No obstante, paralelo al parte entregado por el ministro Ernesto Villegas, una vez más se sumaron los detalles de Marquina a través de su cuenta de Twitter (@marquina04): el presidente ha presentado fiebres que pueden derivarse de infecciones respiratorias o postoperatorias, su deterioro es notable y presenta fallas en los riñones. Las últimas radiografías evidencian un cuadro de neumonía, “lo cual indica un muy mal pronóstico”. El doctor también publicó información del periodista Nelson Bocaranda (@NelsonBocaranda) —otro de los informantes no oficiales— que apunta a que los médicos en Cuba, con colaboración de colegas venezolanos y brasileños, analizan la posibilidad de una nueva cirugía. Asimismo, afirma que el tratamiento por parte de los cubanos ha estado plagado de errores.

Más allá del margen de especulación que se le pueda otorgar a cada una de las versiones, incluida la oficial, parece muy posible que el presidente Chávez no podrá estar en condiciones de renovar su período presidencial el próximo 10 de enero. Incluso, el presidente de la Asamblea Nacional y hombre fuerte del chavismo, Diosdado Cabello, abrió la posibilidad de aplazar la fecha de posesión: “No se puede someter la decisión de todo un pueblo a un solo día, por más que lo diga la Constitución (...) yo creo que hay que interpretar las leyes positivamente y que no se puede anteponer la rigidez de una fecha a la voluntad popular”. Cabello dijo que su postura nace de un deseo personal y que el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) no trabaja sobre la hipótesis de que Chávez no pueda asumir el 10 de enero.

Al respecto y en conversación con este diario, el analista venezolano Luis Vicente León (presidente de Datanálisis) explicó que un aplazamiento en la posesión es “técnicamente imposible”. “La Constitución no está sujeta a ninguna interpretación. El único camino sería el de un referéndum antes del 10 de enero, algo imposible. Cualquier otra determinación sería una violación flagrante, un golpe de Estado. Si Chávez no puede estar el día 10, resultará inevitable asumir que en Venezuela existe un vacío de poder”.

 

últimas noticias

Inician proceso de cambio de gobierno en México

El futuro de Venezuela después de los drones

Viktor Orban, el nuevo amigo de Donald Trump