La independencia catalana

Joan Botella, decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Autónoma de Barcelona, explica el proyecto planteado por el presidente de la Generalitat, Artur Mas.

Artur Mas, presidente de la Generalitat de Cataluña.EFE

¿Cuál es el plan de Mas para que Cataluña logre la independencia?
El 25 de noviembre habrá elecciones para el Parlamento regional. El Parlamento elige luego al presidente del gobierno regional (Generalitat). Se trata de unas elecciones anticipadas —debían tener lugar en noviembre de 2014— porque Artur Mas y su partido, Convergencia y Unión, quieren aprovechar la orientación independentista extendida en la sociedad catalana. Su proyecto es conseguir una amplia mayoría favorable para la realización de un referéndum de autodeterminación en la región, que podría llevar a la creación de un Estado independiente.

Dificultades internas: no es claro que haya una mayoría ciudadana amplia a favor de la independencia. Y externas: la Constitución española no prevé un proceso así; el gobierno español no lo aprueba en absoluto; una Cataluña independiente quedaría, posiblemente, fuera de la Unión Europea (al menos momentáneamente), y la crisis económica y presupuestaria que viven tanto España como Cataluña son factores muy adversos que, a la vez, excitan más el movimiento pro independencia.
En ningún lugar está escrito que sea posible, pero la política y la historia han registrado muchos procesos imposibles. Un elemento que lo pone en duda es si los nacionalistas de Mas quieren de verdad un choque a gran escala con el gobierno central o si se trata sólo de una estrategia con el objetivo de forzar al gobierno central a una negociación para que cumpla efectivamente sus compromisos constitucionales y financieros (que por ahora, seamos sinceros, está incumpliendo).

La primera cuestión es la de la viabilidad de una Cataluña independiente; pero la Unión Europea abunda en países más pequeños y pobres (como Irlanda, los países bálticos o Chipre, por no mencionar a Luxemburgo). Además habría, probablemente, un boicot en España contra la importación de productos catalanes. La economía catalana es predominantemente exportadora y, de quedar por fuera de la UE, los aranceles aduaneros podrían dificultar la exportación al resto de Europa. Cataluña, por otro lado, debería “heredar” una parte de la deuda pública española y una parte de sus activos; este reparto tendría que basarse en una negociación entre ambos gobiernos, de la que por ahora no hay ninguna señal. También España se vería en dificultades económicas notables: Cataluña es su primer motor económico (más de un 20% del PIB) y contribuye de modo muy significativo a los ingresos fiscales del Estado.

¿Qué dificultades hay para alcanzar la independencia?

¿Es factible el proyecto independentista?

¿Qué implicaciones económicas tendría la independencia catalana, teniendo en cuenta la crisis que vive España?