Indígenas bolivianos reanudan marcha contra vía en reserva natural

Se dirigen hacia La Paz para exigir al presidente Evo Morales que suspenda definitivamente el proyecto vial.

Los indígenas bolivianos que rechazan una carretera que atravesará un parque nacional reanudaron este sábado su marcha hacia La Paz para exigir al presidente Evo Morales que suspenda definitivamente ese proyecto vial, tras una semana de pausa luego de la violenta intervención policial que sufrieron el domingo.

Un millar de nativos salió esta mañana del pueblo amazónico de Quiquibey, a más de 200 kilómetros al noreste de La Paz, tras reagruparse allí luego de la acción policial que dispersó a los marchistas, dijo el presidente del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), Fernando Vargas.

"Hemos avanzado ya unos 10 kilómetros desde Quiquibey, esperamos caminar otros 10 kilómetros más para instalar el campamento", señaló Vargas en contacto telefónico con Efe desde la carretera.

Los indígenas están decididos a llegar a La Paz para exigir la suspensión total de la vía que atravesará, según el proyecto que defiende Morales, la reserva natural del Tipnis.

Las etnias habían recorrido hasta el domingo pasado unos 300 kilómetros, desde el 15 de agosto, pero estuvieron detenidos cerca del pueblo de Yucumo por un bloqueo de campesinos leales a Morales que apoyan la construcción de la carretera.

Medio millar de policías que cerraban también el paso a la marcha con la supuesta orden de evitar enfrentamientos entre indígenas y colonos reprimió violentamente el pasado domingo a los nativos, luego de que un día antes éstos obligaran al canciller David Choquehuanca a caminar con ellos por unas horas para romper un primer cerco policial.

La acción de los agentes desató una oleada de protestas contra Morales en todo el país y provocó la renuncia de dos ministros, un viceministro y otros funcionarios.

El presidente Evo Morales pidió perdón por la operación policial que calificó de "imperdonable", pero ni él ni ninguna autoridad se han hecho responsables de ella.

El mandatario ha acusado insistentemente en los últimos días a los medios de exagerar y falsear lo ocurrido, tesis que niegan las asociaciones bolivianas de periodistas, radios y diarios.

También ordenó suspender temporalmente el proyecto mientras se consulta a las regiones de Cochabamba (centro) y Beni (noreste) sobre el proyecto, lo que rechazan los indígenas.

"Nos preocupa bastante porque, por un lado, pide disculpas y con la otra mano, instruye a los asambleístas del oficialismo que aprueben una ley para hacer la consulta a dos regiones", vulnerando las leyes que establecen que solo las etnias que habitan el Tipnis deben decidir sobre el proyecto, explicó Vargas.

El Gobierno insiste en que la carretera, de más de 300 kilómetros y financiada por Brasil, es vital para la integración vial del país.

Para respaldar a Morales, cuya imagen de indigenista y ecologista ha quedado deteriorada por el conflicto, campesinos y productores de hoja de coca afines a Morales anunciaron que marcharán del altiplano a La Paz desde el próximo 12 de octubre.