Inflación en Venezuela fue de 141,5% en el último año

Tras guardar silencio por más de un año, el Banco Central divulgó el dato, que corresponde al cierre del tercer trimestre de 2015.

El Banco Central de Venezuela (BCV) publicó este viernes, por primera vez, los datos de incremento de los precios en el país referentes a 2015 e indicó que la variación de un año a otro del Índice de Precios al Consumidor (INPC) fue del 141,5 por ciento al cierre del tercer trimestre.

La inflación acumulada en los nueve primeros meses de 2015 fue del 108,7 por ciento, mientras que el producto interior bruto (PIB) experimentó una caída del 7,1 por ciento hasta septiembre. 

"El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), elaborado por el Banco Central de Venezuela (BCV) y el Instituto Nacional de Estadística (INE), registró hasta septiembre del año 2015 una variación acumulada de 108,7%", indicó el organismo en su informe.

Previamente, el presidente Nicolás Maduro decretó "estado de emergencia económica" por 60 días para atender la grave crisis del país, poco antes de que rinda su informe de gestión por primera vez ante un parlamento de mayoría opositora.

"Se declara el estado de emergencia económica en todo el territorio nacional de conformidad con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y su ordenamiento jurídico, por un lapso de sesenta días (60)", publicó este viernes la gaceta oficial.

El ministro de Economía, Luis Salas, nombrado hace una semana para coordinar el nuevo equipo económico, tiene previsto ofrecer detalles del decreto, del cual la gaceta aún no publica en internet las medidas a tomar, sólo el sumario.

La esperada alocución del presidente, programada para las 5:00 de la tarde (5:30 p.m. hora colombiana), ocurre en plena crisis institucional desatada tras la instalación hace diez días de la nueva Asamblea Nacional, donde la oposición tiene la mayoría calificada, por primera vez en 17 años de gobierno chavista.

El presidente había anunciado que presentaría en breve un plan con medidas de impulso a la producción frente a la dependencia casi total del petróleo -fuente del 96% de divisas-, cuyos precios han caído por debajo de 30 dólares el barril.