'La inmunidad no es impunidad'

Abel Moreno es uno de los abogados asesores de la demanda interpuesta en EE.UU. por las víctimas de cólera en Haití contra la ONU.

Uno de los albergues para la atención de enfermos de cólera en Haití. Imagen captada en noviembre de 2012. / AFP

Abel Moreno pasó los últimos meses entrevistando a víctimas de la epidemia de cólera en Haití. Haitianos que se encuentran ahora en Estados Unidos y que bien pudieron ser familiares de las 8.300 personas fallecidas por la enfermedad o estar entre los 679.000 contagiados que se han registrado desde finales de 2010.

Moreno es abogado, es de República Dominicana, el país vecino de Haití, y antes de participar en la demanda que él y otros abogados interpusieron contra la ONU ante una corte federal de Nueva York, trabajó para el servicio exterior de su país. Hoy se enfoca en el proceso, que tiene todo el apoyo del Instituto para la Democracia y la Justicia en Haití. Trabaja para que la ONU, a la que acusan de difundir la epidemia en el país caribeño, acepte su culpa y repare a las víctimas.

La ONU argumenta que no existe evidencia científica que demuestre su responsabilidad por la epidemia de cólera en Haití. ¿Ustedes tienen esa evidencia?

Existe extensa evidencia científica y periodística que vincula directamente el brote de cólera en Haití con acciones negligentes e imprudentes de las Naciones Unidas y su órgano subsidiario, la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah). Por citarle un ejemplo, hay decenas de reportajes periodísticos donde se documenta —en detalle— cómo la construcción y el manejo de los sistemas de drenaje, particularmente en el campamento de la Minustah, integrado por efectivos nepaleses, no cumplía siquiera con los más mínimos requisitos sanitarios para el manejo de los desechos humanos. También existen extensas evidencias de cómo las defecaciones de esos campamentos iban a parar en uno de los afluentes del río Artibonito, fuente importante de agua para decenas de miles de haitianos.

¿Por qué se escogió a Estados Unidos para interponer la demanda?

La reclamación originalmente se interpuso ante las mismas Naciones Unidas, en virtud de lo que dispone el Acuerdo sobre el Estatus de las Fuerzas (SOFA), firmado entre la ONU y Haití. Ese acuerdo establece como obligación jurídica de la organización establecer una comisión de reclamaciones para resolver los hechos atribuibles a la Minustah que causen lesiones, enfermedad o muerte. El problema es que en febrero de 2013 Naciones Unidas utilizó el argumento de la inmunidad para desconocer lo que era su obligación en virtud de ese acuerdo internacional. La demanda en los EE.UU. es la última oportunidad para buscar la reparación de las víctimas.

Si la ONU es inmune a este tipo de procesos, ¿cómo piensan hacer que responda como parte en un juicio?

La inmunidad no es sinónimo de impunidad y existen suficientes ejemplos en la jurisprudencia y el derecho internacional que confirman este principio. Asimismo, en EE.UU. la inmunidad no es tan absoluta como para obstaculizar completamente el acceso a la justicia y a las vías de reparación de las víctimas. Paradójicamente, Naciones Unidas, al abogar por la persecución e imprescriptibilidad de los crímenes internacionales, tiene más de 50 años promoviendo que la inmunidad no puede ser equiparable a la denegación de justicia.

La demanda no especifica ninguna suma de dinero que represente una indemnización para las víctimas. ¿Esperan que el tribunal la defina?

No se indica una suma específica de dinero porque estamos solicitando que el juicio sea por jurado. Esto significa que el monto de la reparación lo determinará el propio jurado en una fase ulterior.

¿Hay un programa de la ONU que asignó US$2.200 millones para erradicar el cólera de Haití? ¿Es suficiente que la ONU lo ofrezca sin admitir responsabilidad?

Es muy importante esta pregunta, pues esta es una información falsa que ha circulado en la prensa a nivel general. Esos US$2.200 millones no son un presupuesto que las Naciones Unidas tiene asignado para erradicar el cólera. Esa cifra es la que se estima necesaria para resolver el problema en Haití, según el Plan Nacional para la Erradicación del Cólera publicado por el Gobierno de ese país. Según las informaciones que manejamos, Naciones Unidas ha asignado sólo el 1% de esa cifra para resolver el problema del cólera.