Irán abre centro de procesamiento de uranio pese al rechazo internacional

El mandatario iraní declaró públicamente que el programa nuclear de su país no tendrá ningún freno.

El presidente iraní en una de sus plantas nucleares / EFE
El presidente iraní en una de sus plantas nucleares / EFEEl presidente iraní en una de sus plantas nucleares / EFE

Irán abrió este martes unas nuevas minas de uranio y un complejo para el procesamiento del metal en la provincia central de Yazd, pese a la oposición de las grandes potencias del Grupo 5+1, que han reclamado a Teherán que frene estas actividades para mejorar la confianza mutua.

"En el programa nuclear iraní no habrá ninguna parada", dijo Ahmadineyad en el acto de inauguración de esas instalaciones, que llevó a cabo por videoconferencia desde la sede de la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI), en Teherán.

Ahmadineyad, que dio la orden de puesta en marcha de ambas instalaciones con motivo del Día Nacional de la Tecnología Nuclear, agregó: "Hoy Irán ya es un país nuclear y nadie nos lo puede quitar (...), nadie es capaz de parar los éxitos nucleares de Irán".

Los anuncios de apertura de las nuevas instalaciones nucleares "obviamente van en contra de las peticiones de la comunidad internacional a Irán", dijo un diplomático europeo destacado en Teherán, que pidió el anonimato.

"De todos modos -apostilló el diplomático- yo creo que forman parte del juego de toma y da que se traen Teherán y el 5+1", dentro de la negociación de la cuestión nuclear iraní.

Por las declaraciones realizadas por los responsables tanto de Irán como del G5+1 tras la reunión concluida en pasado 6 de abril en Alma Atá, "ambas partes parecen convencidas de que han de seguir".

"Los occidentales, de momento, se están pensando cómo contestar a los planteamientos de Irán", que ha insistido, sobre todo, en el reconocimiento expreso de su derecho a enriquecer uranio, dijo el diplomático.

En el acto de este martes, el presidente de Irán recordó que el programa nuclear de su país tiene prevista la construcción de al menos cinco centrales nucleares y otras instalaciones atómicas en el futuro, por lo que pidió a los responsables de la OEAI que aceleren los trabajos.

"Los enemigos del pueblo iraní creen que con presiones pueden romper nuestra grandeza, pero les aconsejo que corrijan su actitud, porque nosotros ya somos un país nuclear", repitió.

Criticó a las grandes potencias, a las que acusó de querer "saquear la riqueza del resto de países monopolizando la tecnología".

"No es posible que cuatro personas se junten y digan que son los dueños del mundo y el resto esclavos", dijo, antes de preguntar: "¿Quiénes son ustedes y quien les ha dado esa autoridad?".

"Ya se han acabado las épocas de la esclavitud y las colonias y todos tenemos el mismo derecho a manejar el mundo", dijo el gobernante iraní, quien propugnó "colaboración" en la política internacional y señaló a los "países arrogantes" (occidentales): "Bajen de su torre de marfil y hablen a los pueblos con respeto".

La mina de uranio inaugurada este martes está situada en Saghand, cerca de la ciudad de Ardakan, y el metal se extrae a 350 metros de profundidad y se envía al complejo de Shahid Rezayineyad para la producción de pasta amarilla, que es el precursor del uranio enriquecido y de las barras y placas de combustible atómico.

Además, en el acto, Ahmadineyad dio la orden para que empezara también a funcionar un acelerador de electrones desarrollado por técnicos nacionales, que utiliza una amplia gama de radiaciones y servirá para diversos propósitos médicos e industriales, según Teherán.

Al acto asistieron autoridades locales y algunos diplomáticos y, en él, el gobernante presentó cinco nuevos medicamentos producidos por procesos nucleares, que aseguró que habían sido desarrollados también por técnicos nacionales.

Irán mantiene desde diciembre de 2010 negociaciones sobre su programa nuclear, hasta ahora sin resultados concretos, con el G5+1, compuesto por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (China, EE.UU., Francia, Reino Unido y Rusia) más Alemania.

En esas negociaciones, el G5+1 ha pedido a Irán que frene sus actividades atómicas y quiere garantías de los fines exclusivamente pacíficos del programa nuclear de Irán, que Teherán asegura que es sólo civil, aunque algunos países, con EE.UU. a la cabeza, sospechan que puede tener una vertiente armamentista 

 

últimas noticias

Inician proceso de cambio de gobierno en México

El futuro de Venezuela después de los drones

Viktor Orban, el nuevo amigo de Donald Trump