Irlanda votó por mantener el Senado

Se esperaba que el país europeo lo eliminara en una votación.

Contra todo pronóstico, los irlandeses han rechazado en el referéndum celebrado este viernes la abolición del Senado, un órgano que el Ejecutivo de Dublín consideraba costoso e irrelevante para el sistema político de un país pequeño y rescatado hace tres años.

Con un 48,3 % de votos a favor de la propuesta del Gobierno y un 51,7 % en contra, el Seanad Éireann (Senado de Irlanda en gaélico) se ha salvado por poco más de 42.000 sufragios, según confirmó hoy la Comisión del plebiscito tras el recuento final.

Aunque el electorado irlandés ya había demostrado en anteriores consultas su tendencia a remar contra corriente, el Ejecutivo confió en la popularidad de una propuesta encaminada a ahorrar al Estado hasta 20 millones de euros anuales y adelgazar una clase política cuya imagen está por los suelos.

Dos boletos ganadores en tiempos de crisis que, sin embargo, no han persuadido del todo a la ciudadanía, a pesar de que las últimas encuestas daban un apoyo superior al 60 % a los partidarios de la eliminación de la Cámara Alta, un foro compuesto por 60 miembros y con poderes muy limitados.

Al final, el alto número de indecisos que detectaron los sondeos parece que se decantó por el "no", a lo que hay que añadir que la baja participación en las consultas, de solo el 39 % en esta ocasión, por lo general beneficia a las posiciones minoritarias, más motivadas para acercarse a las urnas.

La propuesta del Gobierno de coalición entre conservadores y laboristas contaba, además, con el apoyo de los todos los grandes partidos, excepto del Fianna Fail, la principal formación de la oposición que abogaba por el mantenimiento del Senado para someterlo a una profunda reforma.

Su líder, Micheal Martin, afirmó hoy que el primer ministro, el democristiano Enda Kenny, debe comprometerse ahora a transformar la Cámara Alta irlandesa.

"El resto del sistema político va a cambiar, nosotros trabajaremos con todos para asegurar que cumplimos con lo que hemos defendido, que hay posibilidad de legislar para reformar el Senado", apuntó Martin.

Por su parte, Kenny dijo hoy sentirse "decepcionado" por el "claro rechazo" del electorado, pero recordó que "un referéndum es la máxima expresión del sistema democrático".

En consecuencia, señaló el dirigente democristiano, el Gobierno tomará nota del mensaje de la ciudadanía y continuará con su programa de reforma del sistema político, del que el Senado "es un elemento más" y cuya "eficiencia debe mejorarse".

Además del argumento económico, Kenny insistió durante la campaña en que el Senado es un foro anticuado, irrelevante y elitista, pues sus 60 miembros son elegidos por un selecto grupo de irlandeses, la mayoría políticos, que solo representan al 3,3 % de la población.

El "Taoiseach" (primer ministro) también sostuvo que los mecanismos de "control y equilibrio" del Senado sirven para muy poco y prometió reforzar la vigilancia sobre el Ejecutivo a través de los comités multipartitos del Dáil, cuyo número está previsto que se amplíe de doce a catorce.

Ninguno de esos argumentos sirvieron para convencer al electorado que, según la diputada del Sinn Fein Mary Lou McDonald, ha "demostrado tener independencia de criterio respecto a estos asuntos".

"La ciudadanía no estaba convencida de la necesidad de eliminar directamente el Senado, pero hay que decir que, mirando el resultado, está claro que durante el debate todas las partes reconocieron la necesidad de acometer un mínimo de reforma", añadió McDonald.

Según los analistas, los irlandeses sí creen que hay "demasiados políticos" (como decía Kenny), que el Senado es ineficaz y costoso y que todo el sistema debe reformarse por el bien de la democracia, pero muchos reconocieron que la propuesta del Gobierno era un tanto simplista y populista.

La derrota, dicen, podría ser también un voto de castigo para un Ejecutivo erosionado por sus políticas de austeridad, consecuencia del rescate solicitado en 2010 a la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 85.000 millones de euros.

No obstante, ese programa de ayuda llegó durante el Gobierno del Fianna Fail, por lo que también se apunta a que el electorado entiende que, a pesar de sus limitados poderes, el Senado es todavía un órgano necesario para vigilar y asesorar al poder.

Establecido en 1937 en su actual forma, el Senado tiene poderes para efectuar recomendaciones sobre un proyecto de ley y, aunque no puede bloquearlo, puede retrasar el proceso durante un periodo de hasta tres meses.

Además de esta cuestión, el electorado también se pronunció en la consulta del viernes sobre el establecimiento de un nuevo Tribunal de Apelación, sobre el que no hay dudas de que recibirá el "sí" del electorado. EFE